Brisas del Titicaca 2
 
Del autor y contenido | Presentación | Prólogo | Brisas del Titicaca 1 | Textos sobre el desarrollo | Brisas del Titicaca 2 | Brisas del Titicaca 3 | REFERENCIAS SOBRE LOS INICIOS DE BRISAS | Del Autor.. en fotos | 1961, EL ORIGEN DE BRISAS DEL TITICACA 50 años después
 
Brisas del Titicaca 2
 
   

Fotos...
imagen
1995. La Directiva asume la fiesta patronal
imagen
1995. Elenco de Danzas
imagen
Revista Brisas N° 1
Desde tiempo atrás se reclamaba la publicación de una revista. Instituciones fraternas publican boletines y revistas en forma periódica o eventual. La ACBT, años atrás publicó uno que otro boletín; nunca, una revista con mejor presentación y formato, como las que editaban algunos clubes provinciales puneños residentes en Lima. En ese contexto, en diciembre del 93, el Consejo Directivo tomó la decisión de iniciar la edición de un Boletín Mensual con el nombre de «El Briseño», pero sólo alcanzó al N° 3, en julio de 1994. Su contenido primordial se centraba en dar a conocer los acuerdos del Consejo Directivo, tal como lo dispone el Estatuto, así como uno que otro informe institucional. El Boletín era dirigido por el Secretario del Consejo Directivo. En ese camino la siguiente Directiva reinició la edición del Boletín, desde el Nº 1, publicado en diciembre de 1995 y a partir de entonces se continúa publicando formalmente el «Boletín de la ACBT» como vocero oficial del Consejo Directivo. Ha pasado más de las 20 ediciones.
Decisión muy adecuada fue la publicación de la Revista «BRISAS» N° 1 correspondiente al mes de marzo de 1994 a todo color, con un trabajo periodístico de primera calidad. Años antes no era posible editar una revista de esta magnitud, ya que los recursos institucionales no lo hubieran permitido. Como se dice: el dinero sólo alcanzaba para sobrevivir; pero en esta etapa la situación era diferente.
Se encargó la Dirección de la revista al periodista y socio, señor Adolfo Huirse y a un equipo de apoyo, quienes prepararon la edición, recopilado información y temas afines a nuestra idiosincrasia; la edición fue financiada en su mayor parte por la institución y la otra, por auspiciadores.
Los temas tratados en la Revista fueron los siguientes:
Los cambios realizados en la institución en los primeros 150 días de la gestión del Presidente Jiménez con su propósito de lograr una nueva imagen de la ACBT e iniciar una etapa de desarrollo sostenido y coherente.
Un recuento de las obras y el trabajo de reacondicionamiento del local institucional.
En el aspecto cultural, como finalidad principal, se hace un recuento de las actividades en este campo: el programa radial, el trabajo del Elenco de Danzas, su proyección al futuro y la revista misma como tareas a ser continuadas en el futuro.
Un reportaje de la fiesta de homenaje a la Virgen de la Candelaria, que la institución celebra desde1983. A partir de febrero de 1994 la Fiesta la organiza y auspicia el Consejo Directivo.
Amplia información del desarrollo de las Noches de Folklore y el nuevo estilo de conducción por medio de una comisión especial, que luego de once años de peña estaba orientada a lograr frutos positivos, tanto en sus aspectos administrativo y artístico.
Un asunto muy importante fue publicado en el artículo «Historia y Evocación» en que por primera vez en forma oficial se «comienza» a escribir la Historia de Brisas del Titicaca. El artículo toma como referencias, información de don Angel Vargas Castellanos, de Guillermo Zegarra Villar extraído de un discurso que pronunció en 1972 al inaugurarse el local en Santa Cruz, y unos textos de Gustavo Ames extraídos de la Revista Aswan K’ari Nº 4, el recuento histórico viene acompañado de testimonios fotográficos.
Entre otros artículos publicados está aquel sobre los puneños tupacamaristas, es un artículo del historiador Juan José Vega. Una nota sobre el elenco de danzas.
La labor de rescate del tejido andino en que está empeñada Olga Záferson.
Finalmente, notas sobre instituciones fraternas
imagen
CD 1993-1995
Presidente:
Fermín Jiménez Murillo,
Vicepresidente:
Hugo Espinosa Muñoz,
Secretario:
Oswaldo Jauregui Machicao,
Prosecretario:
Adalberto Zavala Reyes,
Tesorero:
Walter Colque Valladares,
Vocal de Cultura:
José Luis Jiménez Murillo,
Vocal de RR PP:
Luz Tavera Urizar,
Vocal de Asuntos Regionales:
Lenin Valencia Mendoza,
Vocal de Deportes:
Daniel Barreda Rodríguez,
Vocal de Asuntos Sociales:
Nancy Ballivian Tejada,
Fiscal:
Enrique Eduardo Romero
Pregunta que no tenía Respuesta
«Una Ley del Congreso de la República (en este caso la Ley 24560 del 21 de Octubre de 1986, que dispone la expropiación del inmueble, sito en Wakulsky, a favor de la ACBT) no podía ser derogada sino por otra de su mismo nivel, es decir por Ley del Congreso y no por Resolución de la Corte Suprema ni por sentencia de juez alguno».
Entonces alguien estuvo equivocado. De allí para adelante nunca más se tomaría en cuenta ningún reclamo de reversión de la propiedad a su anterior dueño. Después se supo que el dueño reclamaba incremento del monto del justiprecio ordenado por el juez. La «reversión de la propiedad» resultó ser un cuento.
Memoria de Gestión
1993-95
«... Nuestra decisión, apoyada sobre serios estudios e informes técnicos, fue demoler la cocina, los vestuarios y los baños y con eso alcanzamos una área total de 620 mts. cuadrados de espacio disponible en el salón principal... En nuestra fiesta de la Candelaria de este año ingresaron mil doscientas personas, nadie se quejó de estar incómodo...»
«... Se efectuaron las siguientes obras: construcción de nueva cocina. Remoción integral del piso del segundo patio, cambio de desagües. Elevación de coberturas metálicas, techado de todos los ambientes... continúa: ...en esta ocasión, es oportuno expresar nuestro agradecimiento a Luis Arenas pues la estructura metálica de soporte fue íntegramente obsequiada por él... amplios y cómodos servicios higiénicos... construcción de escalera de acceso al segundo piso... se hizo remodelación integral de 620 metros cuadrados, combinando losetas con piso de cemento... Piso vinílico en varios ambientes... Remodelado del área de entrada y estacionamiento... remodelación del Bar y comedor... Instalaciones eléctricas en forma prioritaria con una caja central de fusibles...»
«Como todos pueden apreciar las obras ejecutadas escapan de cualquier planeamiento riguroso. Tampoco teníamos el financiamiento total de las obras por lo que era absolutamente necesario realizarlas por administración directa, pues también contábamos con el personal profesional y técnico para realizarlas. Hemos tenido que trabajar con el pie forzado de no interrumpir las noches de folklore ni las fiestas dominicales... Tenemos que reconocer que por estas circunstancias incurrimos en cierto desorden que hemos superado totalmente...»

En otra parte se tocó el tema sobre el informe de la Comisión Revisora de Cuentas acerca de la «Feria Puno en Lima», la actuación de uno que otro directivo en este evento, entre otros asuntos, motivó que el Presidente lo tratara en su informe esto es lo que dijo:
«...Como es de suponer y creo que es normal, hemos tenido grandes críticas, de estas, las constructivas han sido bienvenidas, agradecidas y tomadas en cuenta, pero lamentablemente también hubo de las otras que lograron hacer daño especialmente en el ánimo y el entusiasmo de las personas que más colaboraron. Pero en compensación tuvimos el estímulo y aliento de dignas personas como el poeta César Bolaños que me dijo «Sólo se tira piedras a los árboles cargados de frutos». Los proyectos no fueron improvisados como se ha tratado de argumentar. Estos se han estudiado y discutido en el Comité de Infraestructura sometiéndolo al Consejo Directivo...»

El Presidente informa sobre diversas adquisiciones conforme a las necesidades de la institución y como complemento de la ampliación iniciada en su momento:
«... adquisición de un congelador para 500 botellas, dos conservadoras, equipos de sonido micrófonos y parlantes, una consola de control de sonido, un horno microondas, lustradora, mobiliario diverso, (mesas sillas), una línea telefónica pública... Acondicionamiento del Salón principal...» «... Todo el sistema de amplificación que encontramos ha sido cambiado... en este aspecto de sonido debo expresar la colaboración que recibimos del socio Gustavo Ames que no tuvo reparos en facilitarnos un préstamo para financiarlo»

En el aspecto cultural hizo un recuento de las diversas actividades realizadas en su periodo, las mismas que se considera en la segunda parte de este volumen. Sin embargo es necesario tener en cuenta la preocupación respecto a los estamentos artísticos, como el conjunto orquestal o Estudiantina cuyos integrantes habían optado independizarse y cambiar de nombre, aunque con mucha consideración dice que «en realidad nunca se han alejado de nosotros porque su corazón está en Brisas» se refería al grupo: Los Genios del Altiplano, grupo que no pertenecía a Brisas. En cuanto al elenco de danzas, valora la labor desarrollada por este en las Noches de Folklore, el sacrificio cotidiano de todos sus integrantes, los viajes realizados al interior del país y a Ecuador y el hecho de ser «base genética de diversos conjuntos de danzas puneñas en Lima». Parte del informe en el aspecto cultural se refiere a la gestión del Vocal de Cultura por la edición de la Revista «BRISAS», así como la edición del programa radial.
En cuanto a otros eventos, hace referencia al «I Festival de la Comida Puneña» que fue la base para realizar al año siguiente (noviembre de 1994), la «Feria de Artesanías y Productos Agropecuarios» y el «Festival de Danzas y Música llamado «Feria: Puno en Lima»; al respecto el informe dice:
"... a pesar de algunos factores negativos que no empañan para nada la esencia del propósito, la actividad cumplió sus fines, porque alcanzó una resonancia mayor de la que esperábamos..."
imagen
1997. Nuevo Elenco
imagen
CONSEJO
DIRECTIVO
1995-1997
Presidente:
Dino Arenas Lozada
Vicepresidente:
Ronald Espezúa la Torre
Secretario:
Gustavo Ames Enríquez
Prosecretario:
Rosa Vidal de Chuquimia
Tesorero:
Bruno Medina Enríquez
Fiscal : Héctor Ponce Morón
Vocal de Act. Culturales y Art. :
Emilio Cueva Góngora
Vocal de Relaciones Públicas :
Eduardo Salinas Ortíz
Vocal de Asistencia Social:
Blanca Ayllón de Valencia
Vocal de Asuntos Regionales:
Mario Ibañez Machicao
Vocal de Deportes:
Alberto Quenaya Pongo
imagen
Presidente
Dino Arenas
imagen
Nuevo escenario, nuevo elenco
imagen
Los Llameros
imagen
Revista N° 2
imagen
La Pandilla
imagen
Logos propuestos
imagen
CD 2000-2001
imagen
Luis Arenas Presidente 1979-1982 2000-2001
imagen
Revista N° 3
imagen
imagen
Bruno Medina
imagen
Waca Waca
imagen
En Televisión
 
SEGUNDA PARTE
imagen
VEINTE AÑOS DESPUES...
Luego de tratar el tema acerca de los años aurorales de Brisas del Titicaca, en razón de que aún se mantienen diversas versiones de "protagonistas" de esa época, es nuestro deseo esclarecer tajantemente este tema, para zanjar de una vez por todas sobre la verdad del origen de Brisas. A partir de ello y luego de ello, traspasamos los años y llegamos a 1993 en que se inicia una nueva etapa en la institución, que es el motivo fundamental del presente libro.
imagen
A partir de aquí, conoceremos los orígenes del Gran Cambio que se ocasionó en esta renombrada institucion de puneños en Lima; donde durante 8 años a partir de 1993, se lograron los mayores éxitos en su crecimiento cualitativo y cuantitativo, fue la época en que la cultura de la tierra puneña fue valorada en su gran dimensión, Las Noches de Folklor, tuvieron autentica factura puneña, los eventos culturales estuvieron a la orden del día, se realizaron una serie de publicaciones culturales, SE ADQUIRIO EL MAYOR ESPACIO FISICO, que permitio alcanzar su actual área. La Confraternidad Briseña, fue cultivada al mejor estilo de nuestros antepasados, practicando el ayni y la apajata, la colaboración y la ayuda mutua, el compañerismo y la alegría, el afan de servicio, y la voluntad de aportar a la difusión de nuestros valores.... en fin. algo que se hacía necesario rescatar, como lo es necesario ahora, para tomarlo en cuenta es que se ha escrito este libro hace cerca ya de nueve años.
imagen
 
Antecedentes del Gran Cambio
Corría el año 1993, último de la gestión presidencial del Sr. Antonio Borda Cabrera. En agosto, la Asamblea General Ordinaria convocó a elecciones, a realizarse en el mes de octubre, para elegir nuevo Consejo Directivo (1993-1995). El Consejo Directivo en ejercicio mantenía una situación interna muy tensa originada por la incomprensión, entre sus miembros, en el manejo de las Noches de Folklore principal actividad que origina el 90 % de los ingresos económicos, era conducida por un directivo cada semana, él podía convocar a quienes lo acompañen en la gestión de las Noches de Folklore, el trabajo se realizaba sobre la base de “un administrador” quien era el que manejaba “todo”, el directivo “Presidente de Peña” tenía que estar presente en la noche de viernes o sábado, y asumir las funciones de anfitrión o relacionista público, claro cada caso era muy particular, pero con una generalidad, los Presidentes de Peña podían disponer del manejo de la actividad en forma personal a discreción en cuanto se refiere a celebrar cumpleaños, efectuar agasajos y recepciones, disponer atenciones a personajes. Podía autorizar cortesías, esto es invitar cerveza a quienes estimara conveniente. No había un control previsto.
En una Asamblea General, la Comisión Revisora de Cuentas informó un alto consumo de cerveza, por la celebración de un cumpleaños en una Noche de Folklore, a cuenta y costo de la institución. La utilidad de esa noche fue de 50 soles (el dólar tenía el mismo valor, aproximadamente). En las sesiones del Consejo no eran raras las «incomprensiones» entre los directivos que esperaban el turno para «presidir la peña». Las más de las veces la incomprensión devenía en tensa discusión, porque no se respetaban los turnos. Regían las antiguas formas de conducción institucional. Se consideraba que una Noche de Folklore era exitosa cuando ingresaban más de 200 personas. Era una preocupación constante que los socios concurrentes a las peñas podían adquirir licores y gaseosas a precios de costo sin ningún límite. Se evidenciaba que la administración de entonces, conducida por una sola persona desde hacía años, había devenido en compromisos que los asumía órdenes que los presidentes o miembros de la comisión de turno de la Peña impartíane, quienes decían: «Segundo (el administrador) lo resuelve todo», es decir: la programación artística, provisiones de stock, personal, servicios, etc. El Presidente de Peña se encargaba de supervisar; pero como era el «Alferado de la Peña» muchas veces no le alcanzaba el tiempo para realizar los controles correspondientes.
No había duda, la situación era tensa, porque hubo directivos que no habían asumido la presidencia de la NF y reclamaban ese derecho a tal punto que estando elegido el nuevo Consejo Directivo (1993-l995). Se produjeron sesiones paralelas
Hay que tener en cuenta que el sistema de manejo aludido había sido modificado. La Asamblea, un año antes, acordó que el Consejo Directivo nombrara una «Comisión de Noches de Folklore» renovable cada seis meses; acuerdo que no fue ejecutado hasta que se hizo cargo el nuevo Consejo Directivo.
Los socios no entendían por qué razón estaba postergado esel desarrollo institucional, ahora que se contaban con todos los recursos necesarios. Los más antiguos manifestaban su pesar porqué Brisas del Titicaca no tomaba la ruta del progreso.
Se mantenía en el ambiente de los socios el temor creado por el asesor legal sobre la posible reversión de la propiedad, si es que la institución no complacía «requerimientos» de fiscales o vocales de la Corte, a fin de que sentencien a favor de Brisas. El temor estaba latente en el ánimo de los socios en las asambleas. Un año después se superaron las dificultades al informarse, en una Asamblea General, que la Ley de Expropiación dada por el Congreso de la República no podía ser modificada más que por otra norma de la misma categoría y ésta no se iba a dar ni en la Corte Suprema de Justicia, ni en el Ministerio de Vivienda y Construcción, sino sólo en el Congreso.
Por varios años, los sucesivos consejos directivos no fueron inscritos y por consiguiente no estaban reconocidos por la oficina de Registros Públicos. Recién, durante la presidencia de Fermín Jiménez (1993-1995) el asesor legal de la Asociación logra inscribir, en forma conjunta, las directivas presididas por Julio Vela, Antonio Borda, Fermín Jiménez. Las siguientes siguieron su curso normal, salvo algún percance circunstancial.
En esos años la presencia de Brisas, entre la comunidad de puneños en Lima, siempre fue notoria. La respuesta a su convocatoria se evidenciaba. Prueba de ello fue el Primer Festival de la Comida Puneña, realizado en Julio de 1993, a la que concurrieron diversas instituciones de residentes puneños en Lima. Fue ocasión en la que los integrantes de otras instituciones fraternas, mostraron su inquietud en participar en actividades que sólo estaban limitadas a Brisas y en vista de ello promovieron una agrupación de instituciones puneñas con el objeto de realizar actividades conjuntas.
Así se reúnen representantes de13 instituciones de membresía provincial y/o distrital de residentes puneños en Lima, bajo el nombre de Comité Coordinador de Instituciones Puneñas. En vista de la reducida participación de dichas instituciones en el quehacer puneño, limitados por la falta de local propio, o porque la mayoría de integrantes de dichas instituciones eran socios de Brisas y que ante la inercia de los directivos de entonces, buscaron una alternativa de trabajo en «La Coordinadora», que funcionó alrededor de 2 a 3 años pero que no continuó su labor por falta de alternativa de dirección o conducción y una intensa campaña anticoordinadora, ya que fue calificada como una competencia a Brisas, el Club Departamental o la Asociación Central Folklórica las tres más importantes instituciones de puneños en Lima.
Proceso Electoral para el Gran Cambio
La Tercera Asamblea General, realizada en el mes de agosto de 1993, convoca a elecciones para renovar el Consejo Directivo, el domingo 24 de octubre. Son designados como integrantes del Comité Electoral los socios: Armando Huarachi, Alberto Faggioni y Víctor Naldos quienes elaboran el Reglamento de las Elecciones. No hubo objeciones. En el ambiente electoral se vislumbraba una seria observación a la gestión que concluía. Debido a los desacuerdos manifiestos entre los directivos en ejercicio. Luego de un intenso proceso de conversaciones, análisis de propuestas, sugerencias sobre las necesidades del cambio institucional en la búsqueda de una alternativa para salir de la situación existente, se perfilan dos precandidatos a la Presidencia, supuestamente cada quien con su lista de candidatos a los cargos directivos; una encabezada por el socio Hugo Espinosa Muñoz y la otra, Fermín Jiménez Murillo.
Para entonces, un buen número de asociados no había pagado la Cuota Extraordinaria de treinta dólares que acordó la Asamblea para financiar el justiprecio del inmueble expropiado. La Comisión Electoral decidió que quienes no hubieran cumplido no podrían elegir ni ser elegidos conforme lo disponía el Estatuto. (Es necesario tener en cuenta que en setiembre de 1995, en el Padrón de Socios, figuraba la última socia ingresante: Carmela Torres, con el registro N° 3,006). En la Asamblea General se informó que 128 asociados estaban al día en sus cuotas ordinarias, de los cuales 41 habían pagado la Cuota Extraordinaria, los demás se comprometieron a firmar letras de cambio que vencían a fines del año 1995.
La información que concitó gran asombro fue que existían socios que eran llamados «peñeros», se refería a aquellos que se habían inscrito sólo para gozar de los beneficios que ofrecía la institución a sus socios en las Noches de Folklore -ojo, no era necesario estar al día para ingresar gratuitamente a la Peña y gozar de los precios rebajados a los socios- distinto trato tenían quienes no venían a las «peñas», los servicios diarios para ellos estaban descuidados, lo que devino, en el tiempo, en su alejamiento casi total. Pese al alto número de inscritos «casi nadie» contribuía con su cuota ordinaria, ésta solo se pagaba cuando llegaban las elecciones, menos atención merecía entonces cancelar una cuota extraordinaria. No faltaban quienes decían: «¿qué me da Brisas para yo colaborar?»
La Institución necesitaba un cambio trascendental en su dirección. Hacía años que este concepto estaba expresado. Se había planteado en la campaña de las elecciones de 1991, cuando fueron candidatos a la presidencia Antonio Borda y Ronald Espezúa, elección que ganó el primero con la presencia de una numerosa cantidad de electores, inclusive de «socios» que por primera vez vinieron al local y que no conocían dónde quedaba.
No había entonces mayor orientación ni preocupación para motivar el desarrollo institucional; se trabajaba sólo para cumplir con las obligaciones imprescindibles; es decir, pagar costos de producción, luz, agua y teléfono y una que otra actividad que motivaba gastos.
En la campaña electoral de 1993, se perfilaron dos listas con posibilidades de ganar las elecciones. Tenían algo en común: la severa crítica a la gestión en ejercicio lo que permitió un acercamiento de los precandidatos, quienes entablaron conversaciones a fin de buscar la posibilidad de presentar una sola lista de consenso. A pocos días para el cierre de las inscripciones; las conversaciones entre los candidatos se hizo más intensa, una primera alternativa, asumida en una reunión conjunta, organizada por el asesor legal de entonces en busca del consenso, concluyó en que se unían las dos listas en una sola; que el candidato a la Presidencia fuera el Sr. Hugo Espinosa Muñoz y el Sr. Fermín Jiménez Murillo, a la Vicepresidencia; sin embargo, quienes acompañaban al segundo no se sintieron satisfechos con esta alternativa y plantearon que Jiménez fuera el candidato a la Presidencia, puesto que su lista ya había sido inscrita en la Comisión Electoral. Corría el último día de plazo de inscripciones el grupo del Sr. Espinosa se allanó sin mayor problema. Finalmente se inscribió una sola lista con Fermín Jiménez a la Presidencia y Hugo Espinosa a la Vicepresidencia. En ese proceso electoral no presentó candidatos el Consejo Directivo en ejercicio, por consiguiente sólo hubo una lista.
En un Almuerzo de Confraternidad que se realizó el sábado 23 de octubre, en el que participaron un número significativo de asociados, los candidatos a la Presidencia y a la Vicepresidencia expusieron el Programa de Acción
Para conocer sus planteamientos recurriremos a la revista Aswan K’ari N° 4 de noviembre de 1993, en la que se insertan las intervenciones de Fermín Jiménez y de Hugo Espinosa. Ambas muestran algunas diferencias en sus planteamientos. Estas fueron las palabras de Fermín:
«Me llena de gran satisfacción comprobar la gran acogida que tiene esta reunión en particular y nuestra lista en general. Puedo apreciar que la buena gente, el buen socio del «Brisas» ha comprendido que ya es hora de renovar. Un grupo de amigos enamorados de nuestra institución nos hemos reunido para tratar de hacer un equipo que creemos es de consenso. Ha sido difícil porque hemos tenido que poner ante todo nuestro «Brisas» y no escuchar presiones que estoy seguro que son sin mala intención, pero que obedecen a viejos odios y rencores que tenemos que superarlos para lograr una entidad fraterna como siempre ha sido nuestro caro anhelo.
«Estamos consientes que emprendemos una tarea difícil pero no imposible. La asumimos con responsabilidad. Nuestro Consejo Directivo siempre tendrá las puertas abiertas para toda colaboración o crítica constructiva.
«Una de nuestras principales preocupaciones es devolver al socio su calidad de socios que se merece y lamentablemente en este sentido tengo que hacer una crítica a las pasadas gestiones que poco menos nos olvidaron recordándonos sólo en épocas de elecciones. Pensamos que el socio es el principal elemento en una institución por lo que trataremos de brindarle las comodidades posibles y que haga uso de sus derechos como se lo merece. Queremos que se sientan orgullosos de tener y mostrar un carnet de la «Asociación Cultural Brisas del Titicaca». De esta manera seguramente todos estaremos dispuestos a cumplir nuestros deberes y participaremos más activamente en pro de engrandecer aún más esta querida institución. Asimismo, emprenderemos una campaña de captación de nuevos socios pues existen muchísimos puneños simpatizantes y de gran valía personal que no han sido motivados a incorporarse.
Continúa Fermín respecto a la norma institucional, el Estatuto que mantiene algunas deficiencias, como respecto al manejo institucional necesario de ser cambiado inmediatamente.
«Seremos profundamente respetuosos de nuestros Estatutos, los que reconocemos adolecen de varias deficiencias, las que serán subsanadas mediante una Asamblea Estatutaria convocada a la brevedad posible, en la que se discutirán simplemente los artículos que previamente hayan sido observados por escrito.
«Nuestra Institución será administrada en forma empresarial, utilizando por lo menos los mínimos adelantos de la tecnología. Respecto a las Noches Folklóricas haremos cumplir un acuerdo de Asamblea que nunca se quiso respetar. Este acuerdo determina que las Noches Folklóricas serán administradas por una Comisión especialmente nombrada y autónoma de la que participarán dos miembros de la Junta Directiva (Tesorero y Vocal de Asuntos Artísticos), pero tendrá un administración propia. Los ingresos que se generen por estas actividades serán destinados en cuentas independientes y para obras específicas como infraestructura, acondicionamiento del local, mobiliario, vestuario, instrumental u otros. El Consejo se dedicará a labores institucionales y no estará absorbido por el «negocio» de la peña como actualmente es y que además por no ser las personas idóneas para una administración de este tipo, éstas se están viniendo a menos.
Preocupado Fermín como muchos de los asociados sobre la infraestructura inadecuada con que contaba la institución, entre las propuestas rescatadas y los objetivos a cumplir estuvieron los que en aquella ocasión planteó, es como sigue en su intervención :
«También quiero informarles que como es de suponer, que nuestra principal labor será el aspecto de la infraestructura de nuestro local. Todos sabemos que este terreno ya es propio y siendo la mejor institución representativa del interior del país, no tenemos las mínimas comodidades que merecemos. Nuestro Consejo estará abocado a las siguientes tareas:
• Adecuación inmediata de las actuales instalaciones (cocina, baños, vestuarios, sala de juegos).
• Convocatoria por intermedio del Comité de Infraestructura a la elaboración de un Proyecto integral para la construcción del futuro complejo a edificarse en este local. Por supuesto que este proyecto será estudiando para ser construido por etapas así permitir un normal desarrollo de las actividades propias de la institución.
• Es nuestra meta también obtener la licencia de construcción respectiva e iniciar la primera etapa de la construcción de tal manera que queden situaciones irreversibles para no correr el peligro de acomodarnos antojadizamente a opiniones futuras.
• Nuestro local de Magdalena también está por fin con los documentos saneados y ya podemos disponerlo de tal manera que nos sea útil, teniendo la posibilidad de hacer una permuta de éste con terrenos anexos al de Wakulski.
Finalmente se refiere a los planteamientos de parte de algunos socios que convocaron al voto en blanco o voto viciado ya que no habían asumido otra candidatura la crítica a ellos era muy evidente, Fermín responde con evidente fortaleza de candidato ganador como con algún chispazo en broma. Así concluyó su discurso:
«Para terminar debo indicarles que lamentablemente no todos pensamos igual y mezquinas actitudes están tratando de sabotear estas elecciones propiciando el absentismo, voto en blanco o voto viciado. La verdad, no se entiende este objetivo que sólo sería aceptable si hubiera una posibilidad de continuismo, deshonestidad o incapacidad. No estamos en ninguno de estos casos y a las personas que están pensando de esta manera les hago un llamado a la reflexión y no continúen haciendo el daño que ya nos ha afectado por muchos años y que lo eliminaremos definitivamente con unión, fraternidad y solidaridad. Felizmente esta corriente destructora es mínima y las encuestas de Datum, Apoyo y C.P.I. nos dan una abrumadora mayoría y pueden estar seguros que mañana tendremos un nuevo Consejo Directivo de renovación, eficiencia y honestidad.

El candidato a la Vicepresidencia, compartió la tribuna manifestando opiniones convergentes, reclamando la presencia de los antiguos socios, valorando haber compartido el trámite judicial y las gestiones para la expropiación y la de quienes realizaron los últimos trámites que concluyeron con la Resolución Suprema en favor de Brisas, a quienes felicitó con un espíritu consensual, en todo caso evocando el puneñismo innato entre los briseños, por encima de pretender poner en evidencia la marcada diferencia entre las dos posiciones hace un tiempo conocidas en Brisas; es decir, sobre las formas del manejo de la institución, una de ellas planteada entonces por los candidatos y la otra que estaban en plena ejecución. La siguiente es una transcripción de la palabras de Hugo Espinosa con espíritu fraternal al C.D. en ejercicio evidenciando su diferencia de opinión respecto a F. Jiménez:
«Las palabras de un candidato en una plancha única electoral, no necesariamente son de convencimiento, de adoctrinamiento o de ofrecimiento de grandezas que jamás se han de cumplir, son de un tono reflexivo y más bien de seguridad de lo que se dice y se debe hacer. La situación especial que se ha presentado en esta justa electorales, creo han de servir para dar un poco de atractivo a los amigos puneños y puneñistas, para sorprender a muchos de la forma como se ha estructurado una lista única, donde se han depuesto actitudes hegemónicas, personalistas, exhibicionistas, aquellos arrestos mórbidos que impulsan al hombre a protagonizar hechos no siempre positivos, generalmente negativos.
Por estas características que configuran un hecho excepcional, es que la lista única, despojada de ambiciones, se ha impuesto un meta con verdadera inspiración, de trabajar por un Brisas que verdaderamente cumpla sus fines y objetivos alturados teniendo ante sí un altar con un nombre que se llama Puno.
Con estas premisas materialistas o técnicas de organización, administración, sistematización y metodología, creo que estaremos logrando la integración y acercamiento de los socios, la realización de nuestras mejores aspiraciones que al final significarán el progreso de la institución que debe ser el ejemplo de la solidaridad para seguir en ascenso que desde hace treinta años venimos siguiendo varios socios, desde aquellos frescos años de 1962, 1964 en que nació Brisas.
Estamos convencidos que Brisas del Titicaca debe cumplir un papel preponderante en el concierto de instituciones puneñas en Lima, por su amplitud de horizontes y porque tiene en sus filas, hombres de valía, de verdadera intelectualidad, científica, literaria o artística, y es que ellos deberán estar presentes para justificar su puneñismo....
Nuestra realidad ha variado fundamentalmente en los últimos años, por ello es preocupación de ponerse a tono con la modernidad y los cambios sociales y técnicos, ambos campos tendrán verdadera dimensión de nuestro quehacer.
Es el momento ya de trabajar, sin dudas ni pretextos, por que tenemos en propiedad el local de Wakulski y el de Magdalena. En el juicio que durante años hemos seguido para la expropiación de Wakulski tuve la suerte de haber participado en su seguimiento por mas de un año intenso, junto al Dr. Uriel Aramayo Cordero, mi gran amigo y mejor abogado, a quien desde esta líneas lo saludo y le agradezco francamente por su brillante gestión judicial para conseguir finalmente en propiedad este importante local, ha dado muestras contundentes de la valía de un puneño. Me cupo la suerte de hacer el seguimiento desde la primera instancia cuando aún parecía perdida la causa, como muchos sórdidamente manifestaban, pero felizmente gracias a Dios, hoy gozamos de nuestro local propio y vayan las felicitaciones a la última gestión del Sr. Antonio Borda, que ha tenido la suerte de recepcionar la última Resolución Suprema en favor de Brisas.
De esta manera asumimos el reto de progresar, brindando nuestra invocación a los puneños a reactivar su presencia, la amnistía general que se brinda esperamos que sea bien acogida, por que la recesión de socios es muy lastimosa y notoria, creemos que ahora sí estaremos en condiciones y brindarles mejores servicios y espectáculos, así como actividades donde la solidaridad y la familiaridad nos hagan construir un sólido edificio material y espiritual.»
Y concluye:
«Ya no habrá más tirios ni troyanos, no montescos, ni capuletos, ni francotiradores, más bien haremos de Brisas un Huerto, un Jardín, donde cada socio abonará con su granito de arena a fortalecer esa planta vital que se llama amistad. Puno y el Perú lo necesitan.»
Se incluye las dos intervenciones, porque a través de ellas se expresan dos corrientes diferentes. Eran las dos posiciones manifestadas durante la campaña electoral en un ambiente de reducido electorado que participaría; debido a la inflexible decisión del Comité Electoral referente a que sólo votarían los socios que pagaran o se comprometieran a pagar la Cuota Extraordinaria.
 
Consejo Directivo 1993-1995
La etapa de transición se inicia al día siguiente, el domingo 24 de Octubre, día de elecciones. El proceso electoral se desarrolló con absoluta normalidad. La Comisión Electoral trabajó con eficiencia. No se presentaron tachas ni objeciones importantes. A las cinco de la tarde se cerró la votación que se inició a las nueve. Abiertas las ánforas se contaron solo 92 votos, la condición para votar era estar al día en los pagos de cuotas ordinarias, los socios podrían habilitarse inclusive el mismo día. Al 9 de setiembre de 1991 estaban registrados 869 socios, dos años después se agregaron 50 socios más. Surgieron preguntas inquietantes:
¿Cuáles habían sido las razones de tan escasa concurrencia? Podría atribuirse a que los socios no estaban al día con sus cuotas ordinarias o que no pudieron hacer honor a la cuota extraordinaria de 30 dólares. Sería el efecto de la campaña abstencionista de los primeros momentos. Tal vez, porque no hubo candidato que sobornara a los electores pagando sus cuotas atrasadas. También sería debido al rechazo de los socios a la deficiente administración institucional imperante en esos días.
El escrutinio dio el siguiente resultado: 71 socios votaron a favor de la lista única, 19 votaron en blanco y hubo 2 abstenciones. Estos 21 votos fueron emitidos por quienes no estuvieron de acuerdo con la lista única.
El Consejo Directivo electo para el periodo 1993 a 1995 fue el presidido por Fermín Jiménez Murillo

La juramentación y entrega de cargos se realizó en Sesión Solemne el 4 de Noviembre de 1993 en homenaje al Aniversario de Puno. La ceremonia fue organizada por el Consejo Directivo cesante tal como manda la tradición.
PROPUESTAS DEL CONSEJO DIRECTIVO
En el Plan y Programa del Consejo Directivo se plantea realizar las siguientes acciones:
- Reformular íntegramente el aparato administrativo de las Noches de Folklore.
- A corto plazo la Presidencia planea ejecutar el acondicionamiento del local. Se construirá una nueva cocina demoliendo la actual, para ampliar el espacio en las Noches de Folklore, se colocará un nuevo piso de losetas; arreglo del sistema sanitario, cambio del piso en el hall de ingreso, vaciar con cemento el patio posterior, adecuación del equipo de luces y de sonido, como el escenario.
- Se propone la construcción del segundo piso, elaboración de las bases para un concurso arquitectónico de la ejecución de un proyecto integral de un complejo a edificarse.
- Rescatar y hacer participar activamente a todos los socios en el desarrollo institucional en todas sus áreas, efectuando una intensa actividad social, cultural y artística.
Los directivos se proponen efectuar lo siguiente:
- La Secretaría propone la actualización del padrón de socios, la publicación semanal de los acuerdos del Consejo Directivo.
- La Tesorería plantea que todos los ingresos y egresos sean manejados de acuerdo al sistema de Caja Unica, no permitiendo por tanto la existencia de «cuentas especiales».
- Entre las Actividades Culturales se propone emitir semanalmente un programa radial, iniciar los talleres de danzas para niños, realizar programas dominicales donde se proyecte videos sobre Puno.
- La vocalía de Asuntos Regionales se proyecta crear el «Centro de Estudios Regionales» integrado por socios dedicados a la investigación social.
- La vocalía de Asuntos Sociales propone la recuperación de los socios. Iniciar un intercambio con entidades culturales afines a Brisas.
- Las vocalías de Recreación como de Asistencia Social, se proponen realizar actividades para contribuir con el rescate de los asociados, mediante programas deportivos y de proyección y asistencia social.
En el transcurso de la gestión (dos años) la mayoría de estas propuestas fue cumplida, otras quedaron pendientes para próximas gestiones.
 
Los Primeros Pasos Hacia el Gran Cambio
El nuevo Consejo Directivo convoca a su primera sesión de instalación para el día 10 de Noviembre, reunión donde los primeros acuerdos que se toman son de carácter trascendental, en mérito al cumplimiento de las propuestas planteadas y ofrecimientos realizados durante el proceso electoral y que eran de necesidad institucional.
En esa sesión de nombra una «Comisión de Administración de Noches de Folklore» presidida por Dino Arenas, e integrada por Mario Ibañez, José Luis Jiménez, Walter Colque, y Oswaldo Jauregui; como asesores de la Comisión son nombrados los directivos Lenín Valencia y Enrique Eduardo.
Se elimina los consumos de cortesía y al costo del que gozaban los miembros del Consejo Directivo en las Noches de Folklore,
Se exonera a los socios hábiles del pago de entrada a toda actividad que se efectúe en el local institucional.
Con carácter de emergencia se autoriza la apertura de cuentas corrientes bancarias con la firma mancomunada del Presidente y el Tesorero, no a nombre de la asociación, porque el Consejo Directivo no podía inscribirse en los Registros Públicos era necesaria una larga gestión. La inscripción es un requsito esencial para ejercer la representación legal de la Institución ante los bancos, celebrar contratos, entre otras facultades tipificadas por el Estatuto pero que no podían ser ejercidas.
El Consejo Directivo, ante la escasa cantidad de asociados que sufragaron, porque un gran porcentaje no pagó la «cuota extraordinaria» cuyo plazo se venció en octubre de ese año dispone ampliarlo a seis meses más para dar facilidades a los socios y recuperar a los que estaban en el Padrón de Socios. Con este propósito se nombra a tres directivos a fin de que se preocupen de convocar a todos aquellos que no votaron y se allanen a pagar su cuota de treinta dólares.
Estos fueron los primeros pasos al inicio de esta etapa de transición y que luego en un siguiente periodo alcanzaría la consolidación institucional.
En las siguientes semanas se cumplieron diversas acciones en la ejecución del Plan de Trabajo planteado y que aquí se hace un recuento general, como un resumen para el mejor conocimiento de los planteamientos presentados entonces:
• Se autoriza al Presidente y al Secretario efectuar contratos a nombre de la Institución.
• Se dispone una evaluación y revisión, así como una opinión del contrato de exclusividad firmado con la empresa DIGEMA distribuidora de Cerveza Pilsen, que había sido suscrito por el Sr. Julio Vela Benavides como Presidente y Julio Monje como Tesorero de la institución; contrato que tenía vigencia por 5 años y que motivó largas discusiones en la institución.
• Se inicia la preparación de las bases para convocar a concursos de precios para la concesión de administración del bar y del Comedor, sin embargo días después el Consejo Directivo evaluó la posibilidad de que sea la misma institución quien administre directamente el bar, decisión que le daría en el futuro un ingreso económico muy sostenido a Brisas.
• Sobre la base de la elaboración de nuevos planos topográficos del local institucional se aprueba un proyecto de repotenciar su infraestructura y cuyo presupuesto asciende a 16,000 dólares, acuerdo que es tomado por el Consejo Directivo el 24 de noviembre con cargo a dar cuenta a la Asamblea General. Al día siguiente comenzarían literalmente «a caer paredes». Con ésta acción se produce un cambio muy fuerte en la imagen, en espacio, en el aforo de público conque contaba la institución hasta entonces. Empezarían a caer o desaparecer viejos recuerdos, imágenes pintadas en las paredes, entre otros.

El Consejo Directivo en sesión del 8 de diciembre, aprueba el nombramiento de un gran número de asociados en diferentes comisiones de apoyo, comités y comisiones que hace un tiempo no funcionaban como corresponde. Se contaba con asociados a quienes era necesario hacerles participar en la gestión, pero no se logró una plena participación a pesar de los esfuerzos desplegados frustrando la posibilidad de iniciar la tarea de la gestión conjunta.
Es necesario reafirmarlo: el paso trascendental que se tomó fue la designación, por el lapso de tres meses, de una «Comisión de Noches de Folklore» que dirija la actividad más rentable de Brisas, que permite proyectar la posibilidad de emprender grandes proyectos institucionales, en tanto que la cuota social resulta insuficiente. Había que tomar cartas en el asunto.
Conformada la Comisión de Noches de Folklore por primera vez, inició sus actividades el 3 de diciembre, asumiendo determinadas decisiones con autonomía y respaldadas por el Consejo Directivo, que motivaron un cambio sustancial en la administración de las «peñas». El primer efecto se notó en el incremento de los ingresos económicos y en la nueva imagen que reflejaba la gestión. Con el tiempo el público respondió con creces este gran esfuerzo.
Estas fueron las decisiones tomadas en cuanto a la administración de las Noches de Folklore, algunas no fueron muy bien recibidas por los socios; otras motivaron inclusive enfrentamientos verbales entre asociados, porque se perdían ciertos privilegios en los precios:
- Se instituye el Derecho de Corcho, esto significa que todos, incluso los socios deben pagar una cantidad de dinero por ingresar licor a las peñas.
- Se autoriza el ingreso libre del socio, con un acompañante, que esté hábil; esto es, estar al día con su pago de cuotas ordinarias y extraordinarias.
- Se instituye tarjetas de invitación («pases») para promocionar los eventos en lugares ajenos a la Institución y ser distribuidos fuera de Brisas en calidad de donación.
- Se prohibe terminantemente el ingreso de personas en estado de ebriedad.
- Se organiza el espectáculo orientado al espectador limeño en general, distribuyendo diversos segmentos del espectáculo conforme a los requerimientos del público.
- Se implementan sistemas de control interno, mejor atención a los asistentes y servicios eficientes.
- Se opta por un sistema de seguridad contratando una empresa especializada.

Al vencimiento del periodo de tres meses la primera Comisión de Noches de Folklore fue ratificada por tres meses más, porque su gestión fue positiva y había logrado buenos resultados. Con el respaldo del Consejo Directivo la Comisión reforzó su trabajo y logró darle consistencia y firmeza a las decisiones tomadas en el campo administrativo y artístico. A partir de entonces se releva o ratifica a la Comisión cada tres meses, de acuerdo con los resultados que logre hay que agregar que el Consejo Directivo acordó las bases inamovibles de dirección y conducción.
 
I Asamblea General del Periodo
El Estatuto vigente establecía que la primera Asamblea General Ordinaria fuera convocada al iniciarse el nuevo año de gestión; ésta se llevó a cabo el lunes 17 de enero de 1994. Se ratificó las decisiones tomadas por el Consejo Directivo. Se aprobó modificar el Estatuto mediante el trabajo de una Comisión especial que estudie y proponga las enmiendas a una Asamblea General Extraordinaria.
El informe del Consejo Directivo estuvo centrado en los primeros pasos que se tomaron, efectuando cambios trascendentales en el manejo institucional. La rentabilidad económica había empezado a crecer desde que se tomaron nuevos acuerdos sobre la conducción de las Noches de Folklore, lo que permitió proyectar un ingreso sostenido que sirvió de fundamento para que la Asamblea General aprobara el proyecto y presupuesto del orden de US$ 16.000,oo para la modificación de la infraestructura.
Se informó de la estructuración de los Comités de Apoyo, y del nombramiento de la Comisión de Noches de Folklore y los resultados obtenidos por ésta.
La aprobación de los informes presentados a la Asamblea General constituyó el respaldo necesario para efectuar, con mayor decisión los cambios que el Consejo Directivo considerara necesarios.
El Consejo Directivo en esta Asamblea presentó el Balance Económico al 31 de diciembre de 1993. La utilidad del ejercicio fue de S/. 40.014,00 (en 1992 fue de 6.197,oo). El Patrimonio ascendía a S/. 84.435,oo. El Activo Fijo: S/. 92.112,oo. La diferencia con los balances de años anteriores resultó abismal.
LA TAREA DE CAMBIOS CONTINÚA
Reforzada la gestión del Consejo Directivo por la Asamblea General, el Consejo Directivo, por medio de sus instancias, ejecuta una serie de trabajos que contribuirán al desarrollo institucional.
En el mes de febrero de 1994 se celebra la fiesta patronal de la Virgen de la Candelaria. En aquella oportunidad el Alferado fue un amigo de Brisas que se había comprometido para el cargo el año anterior. La concurrencia a esta actividad siempre es numerosa; pero se notaba un trato inadecuado en el manejo de la fiesta, provocando descontento de algunos asociados. No faltaron malos comentarios sobre el manejo de la Fiesta de la Virgen. Unos decían que se había convertido en un «negocio» para el alferado. Para evitar estas malas referencias que rebotaban en el Consejo Directivo, el Presidente anuncia que a partir del próximo año la Fiesta Patronal sería asumida por la institución.
A comienzos de marzo, el socio Luis Arenas Lozada dona estructuras metálicas para iniciar la construcción del techado del salón principal, que hasta ese entonces estaba cubierto por una lona a modo de techo. La mano de obra y la cobertura correría a cuenta de Brisas. Para ejecutar la obra se dispone levantar las paredes laterales. Con la sugerencia del Comité de Infraestructura se inicia el cambio total de la red de agua y desagüe adquiriéndose una bomba hidroneumática. Con la venta de acciones que la institución poseía en la compañía de teléfonos por el valor de S/. 25.000,00 se dispone cambiar totalmente el piso de cemento del salón central con losetas.
Los servicios de bar y comedor presentaban ciertas deficiencias que generaba el descontento de los asociados. El Consejo Directivo designó una comisión especial para que convoque a concurso de concesión del comedor. En mayo se decide la administración directa del bar, luego de las evaluaciones y recomendaciones que hiciera la Comisión. El nuevo concesionario del comedor inició sus funciones el 1 de setiembre, luego de un periodo de evaluación y de la construcción de una nueva cocina.
La principal tarea emprendida en el periodo fue el rediseño total de la infraestructura, con el criterio de ampliar la capacidad para recibir más público, por ello se aprueba la construcción de nuevos baños así como la ampliación del salón principal.
El reconocimiento del Consejo Directivo por Registros Públicos estaba pendiente, por ello se designa a Dino Arenas y a Gustavo Ames para que efectúen un seguimiento a esta gestión así como la recuperación del local de Magdalena. Otro tramite legal seguido esta vez por Hugo Espinosa y concluido felizmente fue el que tuvo como resultado la Resolución de SUNAT N° 023-4-02167 que definió a la Institución como entidad exonerada del impuesto a la renta.
El Programa de Radial se inicia el 8 de mayo de 1994, luego de un trabajo de preparación, pruebas, recopilación de materiales, tramites, grabación de programas pilotos, la emisiones salen por Radio del Pacífico todos los sábados de 2 a 3 p.m. bajo la conducción de Adolfo Huirse Cairo, con el apoyo en la conducción y producción del Vocal de Cultura José Luis Jiménez Murillo, la importante contribución fue el material discográfico facilitado por Marcelo Bacigalupo, quien donó a la institución 30 discos de música puneña, y con quien además se hizo las grabaciones de los primeros 20 programas radiales, Víctor Naldos prestó 50 discos de larga duración, Miguel Biamón entre otros desprendidos colaboradores brindaron como préstamo de sus discos, para formar la hoy muy numerosa colección de casetes con que cuenta Brisas del Titicaca. La música difundida por el programa es eminentemente puneña, al ritmo de Estudiantina, con una estructura muy diferente a los programas de puneños que existen en las ondas radiales de Lima, lo que motivo una gran audiencia, lamentablemente ese excelente programa de difusión cultural ya no se emite, porque Radio del Pacifico, primero y Radio Nacional, después suspendieron el programa por ajustes internos.
Se publica el primer número de la Revista "BRISAS", cuya edición fue elaborada a todo color bajo la dirección periodística de Adolfo Huirse Cairo
 
Los primeros 150 días
El encabezado de la primera edición de la revista Institucional dice: «Lo que cambió en 150 días» (revista que merece mayor comentario líneas más abajo) en las páginas interiores se hace un análisis de la labor desarrollada durante los primeros cinco meses de gestión del Consejo Directivo, que preside Fermín Jiménez. En realidad es un resumen del informe presentado en la Segunda Asamblea General, iniciada el 15 y concluida el 27 de junio de 1994, en él se incluye Estados Financieros que por primera vez, en la historia de la asociación, se somete a juicio de la Asamblea General y es aprobado.
Veamos algo de su contenido que fundamenta las razones por las que fue aprobado:
«Obedeciendo a un programa hemos emprendido un agresivo trabajo en los aspectos de infraestructura. Las obras no contaban con una liquidez inmediata pero si con proyecciones para financiarlas. Estas se han concretado sobre la base de recursos propios cuidadosamente agenciados, donaciones y préstamos. Las obras realizadas tampoco podían ejecutarse bajo un riguroso cronograma de avance pues siempre contábamos con los problemas de no poder trabajar viernes, sábados ni domingos. Estas dos situaciones provocaron un desorden administrativo especialmente en lo económico...»
En otro párrafo del informe se dice :
«... Ante estas circunstancias se ha tenido que tomar decisiones críticas que nos permitan ordenar nuestros libros, nuestras cuentas, hacer una metodología contable y fácil de revisar para no cometer la irresponsabilidad de presentar ante ustedes valores falsos o distorsionados...»

Al referirse a la ampliación y remodelación del local:
«... es que desde el inicio de esta gestión, nuestra política ha sido dotar de comodidad tanto al socio como a quienes vienen a las noches de folklore, como a las festividades patronales...... Hemos podido percibir que en fiestas como el festival de la Comida, en Año Nuevo, en la Virgen de la Candelaria, nuestro local resulta dramáticamente pequeño. En las noches de folklore también se notaban incomodidades...»
«...Pensando en estas situaciones el Consejo Directivo y el comité de infraestructura han asumido el problema...».

Las siguientes son las obras que fueron ejecutadas:
• « Construcción de la nueva cocina; en proceso de acabados,
• Remoción del antiguo piso frente a la nueva cocina, nuevas instalaciones de agua y desagüe proyectadas para nuevos empalmes.
• Demolición de la antigua cocina, servicios higiénicos, ropería y áreas contiguas.
• Colocación de vinílico en diferentes áreas.
• Elevación y construcción de coberturas metálicas techando todos los ambientes.
• Adquisición de un congelador con capacidad de 500 botellas, y adquisición de equipos de sonido.

El informe hace referencia a que están en construcción los nuevos y más amplios servicios higiénicos, la escalera de acceso al segundo piso. En proceso de ejecución: el nuevo decorado, el mejoramiento del equipo de sonido. Se hace hincapié en que las obras se hacen por administración directa, «sin tocar el bolsillo de los socios». El financiamiento se hace con recursos propios, préstamos y donaciones, realizando una gestión empresarial eficiente. El costo de las obras se redujeron sólo a mano de obra y acabados, gracias a la donación de las estructuras metálicas. Cabe recordar que la cocina, ropería y servicios higiénicos estaban ubicados en lo que actualmente es el salón principal.
Entre los socios se manifestaba alguna inquietud o desconfianza, porque las cosas se hacían aceleradamente: se quitaban decorados, se derribaban paredes, etc. Justificando esta acción el presidente, en el informe, dijo lo siguiente:
«.... creemos que no podemos desaprovechar esta oportunidad de hacer una verdadera transformación, positiva, beneficiosa y sobre todo irreversible para toda la institución. Los proyectos no son improvisados como tendenciosamente se ha tratado de argumentar. Estos se han estudiado y discutido en el Comité de Infraestructura por tres profesionales el Arq. Francisco Osorio, el Ing. Luis Arenas y el mío propio, los que realizamos diversos anteproyectos sometiéndolos a consideración del Consejo Directivo para su aprobación. Se han conjugado capacidad profesional y técnica, capacidad de ejecución y gran espíritu de colaboración...»

Refiriéndose a la etapa anterior y a las críticas de la gestión:
«Hay que tener en cuenta que si bien tenemos deudas, recibimos la institución hace seis meses también endeudada con la gran diferencia que actualmente tenemos Noches de Folklore organizadas y productivas, obras ejecutadas, obras en ejecución y proyectos ambiciosos.»
«...hay ideas discrepantes y que piensan que lo que se está haciendo es excesivo, que debimos apenas hacer lo que hicimos hasta enero y limitarnos a decorar y ambientar. Haciendo una encuesta percibimos que mayoritariamente tenemos apoyo. Es por eso que lamentamos no atender a esa minoría que reconocemos no tiene el afán de obstruir sino por el contrario hace sentir su opinión y creemos que hidalga y democráticamente respetan nuestra decisión...»

El Consejo Directivo no estaba inscrito en los Registros Públicos el Presidente comentó:
«...Sin ánimo de hacer daño tenemos que repetir nuestras apreciaciones respecto al anterior Consejo Directivo. Esta fue una administración doméstica, tanto que ni siquiera inscribió su Consejo en Registros Públicos, requisito indispensable para hacer cualquier movimiento legal, empresarial, financiero, etc. Esto nos ha ocasionado serios trastornos impidiéndonos hasta el momento inscribir el nuestro...»

En cuanto a las otras actividades institucionales se da prioridad al aspecto cultural; el siguiente es el recuento:
«...En diciembre pasado a través de un relevante acto cultural y con el valioso aporte de la Orquesta de Cámara de la Policía Nacional y la Familia Rodríguez se rindió homenaje al ilustre músico Jorge Huirse Reyes...» «Invitamos al Coro de la Facultad de San Fernando... se auspició al Club Azángaro para el homenaje en el Centenario del egregio escritor Lizandro Luna...», «Con motivo del Centenario de José Carlos Mariátegui, se realizó un conservatorio acerca de los intelectuales puneños que colaboraron con el Amauta...» se presentaron diversos libros de autores puneños...»,

Un punto importante y trascendental, de la actividad cultural, es la publicación del primer número de la revista BRISAS, órgano de información y difusión cultural y social de nuestra institución... «la mejor publicación que entidad puneña haya podido plasmar en cualquier tiempo y que ha merecido un 99 por ciento de aprobación, tanto en Lima como en Puno y Arequipa, por su presentación y contenido».
Se suma al éxito el programa radial BRISAS DEL TITICACA que se transmite, con gran calidad, los sábados a las 2 de la tarde por Radio del Pacífico en frecuencia modulada, onda corta y onda media...»

A continuación hace una relación de actividades realizadas por las vocalías.
Los primeros 150 días fueron los más importantes en esta etapa. Algunos asociados no estuvieron de acuerdo, porque las acciones emprendidas por el Consejo Directivo no estaban consideradas en el «Presupuesto» del ejercicio (setiembre 93 - Agosto 94), que fue presentado por la anterior Directiva en la Asamblea del mes de setiembre del 93, conforme lo disponía el artículo 30 del Estatuto vigente; por ello resultaba un atrevimiento muy grande realizar acciones por fuera de lo que disponía el Estatuto. Podríamos comentar que la exigencia de la realidad, a veces, tiene más fuerza que la normatividad.

Al llegar a esta segunda Asamblea General Ordinaria, muy retrasada en su realización, la preocupación de los socios fue disipada con el informe comentado. La Asamblea General, como no se había hecho nunca, aprobó los Estados Económicos y Financieros. También se aprobó el reajuste al presupuesto en ejecución e incrementar la cuota social de dos soles, que se mantenía hace un tiempo, a cinco soles a pesar de que este monto parece irrisorio.
El Consejo Directivo propuso la modificación del Estatuto. La Asamblea acordó convocar a Asamblea General Extraordinaria el 18 de julio de 1994. Finalmente, la Asamblea aprueba con sonoros aplausos, el informe de la Comisión Revisora de Cuentas, referida a la revisión efectuada sobre la gestión anterior.
Los resultados de esta Asamblea fueron positivos, quedó ratificada la decisión de iniciar el proceso del «cambio institucional». Fue motivo para que las acciones, a partir de ese momento estuvieran encaminadas a buscar formas, métodos, normas, y demás medios que contribuyan con el desarrollo de Brisas del Titicaca
 
SIGUIENTES ASAMBLEAS
El periodo 1993-1995 transcurre con la preocupación de parte del Consejo Directivo de adecuarse a los nuevos tiempos, porque ahora los ingresos ordinarios de la Institución crecieron en forma espectular que posibilitó el financiamiento de las tareas de rediseño de la infraestructura para formar la base del desarrollo institucional y el estudio de mejorar los ingresos así como aplicar adecuadas medidas de control, sin descuidar la obligación de brindar mejores servicios a los asociados en el campo cultural y social.
La cuarta Asamblea General de 1995, se realiza el 25 de Setiembre con el informe del Presidente; pero se aprueba la realización de una Asamblea Extraordinaria para que se presente la Memoria de la Gestión, con los Estados Financieros al 31 diciembre de 1994 y el informe del balance a julio de 1995. Los casos pendientes del Tribunal de Honor, esta solicitud es aprobada por la mayoría de asistentes dado la disponibilidad de tiempo en la Asamblea, en mérito a que el Estatuto está en revisión se solicita la prorroga del mandato del Consejo Directivo hasta el 31 de diciembre de 1995, solicitud que no es aceptada por la Asamblea.
Se elige el Comité Electoral, para conducir el proceso electoral de renovación de cargos del Consejo Directivo; responsabnilidad que recae en los socios: Manuel Edgar Cortez como presidente, José Romero como secretario, Adolfo Valdivia como Vocal y Julio Delgado como suplente. Para integrar la Comisión Revisora de Cuentas son elegidos: Julio Yanqui, Julio Ortega y Armando Huarachi, en tanto que para el Tribunal de Honor es elegido el Dr. Julio Delgado Aragón.
Las elecciones fueron programadas para el 14 de octubre y la transferencia de funciones, el 4 de noviembre. Los temas pendientes de esta asamblea fueron derivados a la Asamblea General Extraordinaria de cuyos acuerdos se hace un recuento seguidamente.
INFORME FINAL DEL PERIODO
En la Asamblea General Extraordinaria del 9 de Octubre se presenta el informe del Presidente sobre la situación legal de la institución y del local de Jr. Wakulski. La memoria de la gestión del Consejo Directivo y el informe económico del Tesorero. A esta altura se puede considerar que el periodo ha sido uno de los pocos, en la dirección institucional, en que se ha llegado a la serenidad y madurez de parte de los asociados por la decisión de la gran mayoría de los socios que apostaron por el cambio. Los resultados a los que se ha llegado son informados por el Presidente mediante la Memoria de Gestión que la titula «NUESTRAS REALIZACIONES», de la que se extrae los párrafos más importantes para su reconocimiento o no.
Esto fue lo que informó el Presidente sobre las obras de infraestructura que fue lo más sólido de la gestión:
«... Nuestra decisión, apoyada sobre serios estudios e informes técnicos, fue demoler la cocina, los vestuarios y los baños y con eso alcanzamos una área total de 620 mts. cuadrados de espacio disponible en el salón principal... En nuestra fiesta de la Candelaria de este año ingresaron mil doscientas personas, nadie se quejó de estar incómodo...»
«... Se efectuaron las siguientes obras: construcción de nueva cocina. Remoción integral del piso del segundo patio, cambio de desagües. Elevación de coberturas metálicas, techado de todos los ambientes... continúa: ...en esta ocasión, es oportuno expresar nuestro agradecimiento a Luis Arenas pues la estructura metálica de soporte fue íntegramente obsequiada por él... amplios y cómodos servicios higiénicos... construcción de escalera de acceso al segundo piso... se hizo remodelación integral de 620 metros cuadrados, combinando losetas con piso de cemento... Piso vinílico en varios ambientes... Remodelado del área de entrada y estacionamiento... remodelación del Bar y comedor... Instalaciones eléctricas en forma prioritaria con una caja central de fusibles...»
«Como todos pueden apreciar las obras ejecutadas escapan de cualquier planeamiento riguroso. Tampoco teníamos el financiamiento total de las obras por lo que era absolutamente necesario realizarlas por administración directa, pues también contábamos con el personal profesional y técnico para realizarlas. Hemos tenido que trabajar con el pie forzado de no interrumpir las noches de folklore ni las fiestas dominicales... Tenemos que reconocer que por estas circunstancias incurrimos en cierto desorden que hemos superado totalmente...»

En otra parte se tocó el tema sobre el informe de la Comisión Revisora de Cuentas acerca de la «Feria Puno en Lima», la actuación de uno que otro directivo en este evento, entre otros asuntos, motivó que el Presidente lo tratara en su informe esto es lo que dijo:
«...Como es de suponer y creo que es normal, hemos tenido grandes críticas, de estas, las constructivas han sido bienvenidas, agradecidas y tomadas en cuenta, pero lamentablemente también hubo de las otras que lograron hacer daño especialmente en el ánimo y el entusiasmo de las personas que más colaboraron. Pero en compensación tuvimos el estímulo y aliento de dignas personas como el poeta César Bolaños que me dijo «Sólo se tira piedras a los árboles cargados de frutos». Los proyectos no fueron improvisados como se ha tratado de argumentar. Estos se han estudiado y discutido en el Comité de Infraestructura sometiéndolo al Consejo Directivo...»

El Presidente informa sobre diversas adquisiciones conforme a las necesidades de la institución y como complemento de la ampliación iniciada en su momento:
«... adquisición de un congelador para 500 botellas, dos conservadoras, equipos de sonido micrófonos y parlantes, una consola de control de sonido, un horno microondas, lustradora, mobiliario diverso, (mesas sillas), una línea telefónica pública... Acondicionamiento del Salón principal...» «... Todo el sistema de amplificación que encontramos ha sido cambiado... en este aspecto de sonido debo expresar la colaboración que recibimos del socio Gustavo Ames que no tuvo reparos en facilitarnos un préstamo para financiarlo»

En el aspecto cultural hizo un recuento de las diversas actividades realizadas en su periodo, las mismas que se considera en la segunda parte de este volumen. Sin embargo es necesario tener en cuenta la preocupación respecto a los estamentos artísticos, como el conjunto orquestal o Estudiantina cuyos integrantes habían optado independizarse y cambiar de nombre, aunque con mucha consideración dice que «en realidad nunca se han alejado de nosotros porque su corazón está en Brisas» se refería al grupo: Los Genios del Altiplano, grupo que no pertenecía a Brisas. En cuanto al elenco de danzas, valora la labor desarrollada por este en las Noches de Folklore, el sacrificio cotidiano de todos sus integrantes, los viajes realizados al interior del país y a Ecuador y el hecho de ser «base genética de diversos conjuntos de danzas puneñas en Lima». Parte del informe en el aspecto cultural se refiere a la gestión del Vocal de Cultura por la edición de la Revista «BRISAS», así como la edición del programa radial.
En cuanto a otros eventos, hace referencia al «I Festival de la Comida Puneña» que fue la base para realizar al año siguiente (noviembre de 1994), la «Feria de Artesanías y Productos Agropecuarios» y el «Festival de Danzas y Música llamado «Feria: Puno en Lima»; al respecto el informe dice:
«... a pesar de algunos factores negativos que no empañan para nada la esencia del propósito, la actividad cumplió sus fines, porque alcanzó una resonancia mayor de la que esperábamos...»

Tiempo después la Asamblea General sancionaría con exclusión de Brisas al Tesorero, suspensión de 30 días a otro asociado y llamado de Atención a un tercero y la devolución de S/. 700 c/u dispuesto sin autorización del Consejo Directivo, monto que en el tiempo solo fue devuelto por uno de ellos.
En un recuento de otras actividades mencionadas en el informe está el evento realizado el 25 de agosto de 1994 en forma conjunta con el Comité Coordinador de Instituciones Puneñas con la participación del Ministro de Energía y Minas, Ing. Daniel Hokama con el tema «La Electrificación Integral del Departamento de Puno y la Factibilidad de la Hidroeléctrica de San Gabán» en el marco de la Feria Puno en Lima la presentación del «Proyecto Especial Pampa y el Proyecto Especial Lago Titicaca»; la exposición en el Museo de la Nación: «Bibliografía y Producción Artística de la cultura Puneña»; el Homenaje a Mariátegui; la presentación del libro «Presencia de Puno en la Cultura Popular» del Dr. Enrique Cuentas Ormachea, a quien además se le otorgó el galardón «El Cóndor de Oro de la Cultura Puneña» en mérito a sus notables aportes en el estudio, cultivo y difusión de las manifestaciones culturales de Puno.
Al concluir su informe en calidad de autocrítica hace referencia al aspecto económico de la institución que luego es complementado por el informe de tesorería, esto dice el Presidente:
«... Según nuestro Tesorero fuimos demasiado optimistas con el estimado de los ingresos. Es que sobre la base de los primeros resultados de las Noches de Folklore asumimos compromisos fuertes; si estos se hubieran dado en la medida de nuestras expectativas hubiéramos concluido la construcción del segundo piso.»
«... Quiero dar especial reconocimiento a Rubén Ponce Alvarez quien a pesar de hacer sido un cáustico crítico, por naturaleza, aceptó el reto de asumir la tesorería cuando la situación era muy crítica. Con su calidad profesional y experiencia, logró ordenar y optimizar el Talón de Aquiles de la Institución que es la Tesorería. Debemos recordar que por primera vez en Brisas del Titicaca fue aprobado el Balance Económico por una Asamblea General.»
CONSEJO DIRECTIVO 1995 - 1997
Días antes de las elecciones hubo un ciclo de conversatorios, realizados en el mismo local con el auspicio del Consejo Directivo que finalizaba su periodo. Los temas fueron tratados con seriedad y contribuyeron a la propuesta de valiosas alternativas de gestión para el futuro institucional y recomendaciones para quienes se propusieran ser candidatos al Consejo Directivo. Los temas tratados se refirieron: a las actividades culturales, al Elenco de Danzas, a los asuntos económico administrativos, y búsqueda de nuevas formas de gestión; administración de las Noches de Folklore y alternativas para su desarrollo; se propuso estudiar el aspecto de la infraestructura, de los asuntos legales, derechos y obligaciones de los socios, sobre la relación interinstitucional en Lima y vinculaciones con las instituciones de Puno; para estos conservatorios se contó con la disertación de diversos asociados conocedores de cada tema.
El proceso electoral se desarrolló en forma normal; los candidatos dieron a conocer sus planes y programas y sus declaraciones de principios así como sus propuestas de trabajo sustentados en documentos y publicaciones. Los socios tenían elementos de juicio para emitir su voto de acuerdo con su libre albedrío. El sufragio y el escrutinio se realizaron el 14 de setiembre de 1995.
Se presentaron dos listas: una presidida por Ricardo Velarde Urbina; la otra, por Dino Arenas Lozada. Luego de la depuración de candidatos el Comité Electoral oficializó la inscripción de las dos. La votación se inició a las 10 de la mañana y concluyó a las 5 de la tarde. El resultado del escrutinio fue el siguiente. De un total de 177 socios hábiles, la lista Nº 1, encabezada por Dino Arenas, con el eslogan «Por la Consolidación Institucional» obtuvo 109 votos (63%), la lista Nº 2, de Ricardo Velarde, obtuvo 65 votos; en blanco, 1; nulos, 2. A continuación fue proclamada la lista ganadora dando por concluido el proceso electoral.

El Consejo Directivo elegido fue el Presidido por Dino Arenas Lozada
RUMBO A LA CONSOLIDACION
El 8 de noviembre se realiza una importante reunión de transferencia de funciones y cargos, que dará mejores luces para emprender serios cambios en diferentes rubros del manejo institucional. En dicha reunión el Presidente cesante presenta un breve informe anunciando que los inventarios están al mes de agosto como dispone el Estatuto. El Tesorero saliente hace mención de algunas obligaciones económicas pendientes, como el de la Municipalidad de la que habría que tener mucho cuidado por el monto que significa, se informa que la cuenta corriente continúa a nombre del Presidente y Tesorero no a nombre de la asociación, porque no ha finalizado el difícil trámite del reconocimiento de los consejos directivos anteriores y no podían inscribirse los poderes que deben recibir los titulares de la cuenta: presidente y tesorero. la administración de caja se hacía mediante el uso de un fondo fijo para desembolsos menores de cien soles; cantidades mayores se pagaban obligatoriamente con cheques. Sólo el Presidente o el Tesorero mancomunadamente podían ordenar desembolsos significativos. Es decir se estableció la Caja Unica.
La Vocalía de Cultura cesante hizo presente que hubo un desacuerdo entre el Elenco de Danzas y el Consejo Directivo que no pudo resolverse. El Elenco se había ido convirtiendo, imperceptiblemente, en un organismo independiente, casi autónomo. En realidad, el Consejo Directivo no estaba enterado a fondo del problema. Durante la gestión de José Luis Jiménez y de Nancy Ballivián, en la Vocalía de Cultura, trataron de corregir dicha anomalía; pero no lo lograron a cabalidad. Sin embargo, en esa reunión se establecieron las bases para dar los pasos necesarios camino a la reorganización. En ese momento su repertorio constaba de seis danzas en ejecución y en espera de vestuario, cuatro. El elenco estaba integrado por 12 parejas, un director y dos subdirectores, reciben un refrigerio cuando actúan. Cien y ciento cincuenta soles por danza según sea simple o compleja. Es necesario revisar la estructura y los conceptos del manejo del Elenco de Danzas. Si se decidiera hacer la reorganización total, en ese mismo momento, no afectaría en nada al desarrollo institucional.
Respecto a la estudiantina se informó que dejó de actuar como grupo dependiente de Brisas. Sus integrantes han formado el grupo musical los Genios del Altiplano totalmente independiente, por tal razón su funcionamiento no depende de la institución
Se informó que hay once trabajadores permanentes: dos en planilla y el resto con contrato eventual. Se dieron a conocer diversas ocurrencias como la desaparición del libro de ocurrencias que llevaba la vigilancia; se detectó el uso indebido de luz eléctrica por personas ajenas a la institución. Había que investigar si el beneficiado tuvo ayuda de algún elemento interno de la asociación.
Estos y otros temas fueron tratados en esa reunión de transferencia. Los informes quedaron a satisfacción de quienes asumían la gestión del nuevo periodo; serían la base fundamental para iniciar un periodo de franca rectificación de acciones y paso fundamental para iniciar un proceso de consolidación.
El nuevo Consejo Directivo juramenta su cargo en la reunión de homenaje a la fundación de la ciudad de Puno, el 4 de noviembre de 1995, durante la Sesión Solemne realizada para la ocasión. El Presidente electo, Dino Arenas Lozada en un escueto discurso ante la numerosa presencia de los asociados se comprometió a trabajar junto a sus consejeros por el mismo rumbo y orientación considerados por la gestión que termina; pero planteándose consolidar los cambios efectuados en el manejo institucional y poder emprender el rumbo del desarrollo.
En la sesión del 7 de noviembre se instala el Consejo Directivo. Se acuerda promover la transferencia de funciones, designando a varios directivos se hicieran cargo de diversas áreas y que incluya la transferencia global de la documentación; se acuerda que la Comisión de Noches de Folklore continué en funciones por unos días más mientras se prepara el ingreso de la nueva Comisión presidida por el vocal Emilio Cueva. Se nombró una comisión de apoyo y evaluación presidida por el socio Ronald Espezúa. Se le encarga, también, que elabore un proyecto de reglamento de las Noches de Folklore que cuando fue aprobado tomó el nombre en , el mismo que meses después fue aprobado con la denominación: «Lineamientos sobre el Funcionamiento de las Noches de Folklore». Se considera como un documento normativo para la mejor administración de las peñas, un reglamento de funcionamiento que era muy necesario.
Se acuerda la postergación de la asamblea estatutaria hasta nueva oportunidad para solicitar la participación de los socios mediante propuestas modificatorias o aclaratorias por escrito. Se acuerda tramitar en la Oficina de Registros Públicos los poderes legales para oficializar el funcionamiento del Consejo Directivo y finalmente se acuerda nombrar un Administrador provisional, en la persona del señor Rolando Medina.
LAS PRIMERAS ACCIONES

Los siguientes días fueron oportunos para acometer acciones que son necesarias después de un cambio de directiva siempre se ha presentado. Cada grupo humano, en este caso el Consejo Directivo, tiene su propio estilo de gobernabilidad que lo aplica a su gestión.
Con ésta premisa trabajará el Consejo Directivo y tomará las siguientes decisiones en aras de emprender el camino de la consolidación:
- Necesaria evaluación del personal con criterio de austeridad y racionalización conforme a las normas legales actuales.
- Evaluar y revisar el contrato de la concesión del comedor. (Semanas después concluye en una propuesta para reformular dicho contrato).
- Rectificar la política de alquileres del local para uso de las instituciones puneñas, estableciendo tarifas preferenciales para ellas, que incluya un reglamento general sobre el uso del local.
- Reorganización total del Elenco de Danzas nombrando una comisión especial con un plazo de 60 días para que presente un informe sobre el Elenco.
- En infraestructura se inicia la preparación de un Proyecto de Construcción del segundo piso.
- Los directivos en pleno renuncian a recibir dietas por sesión en tanto que se propone el nombramiento de diversos socios en los comités.
- Respecto a los comités hay que considerar que se tomó especial interés en la participación de los asociados.
- Se designó a los miembros de los comités y los convocó a una reunión de instalación para el 18 de diciembre. En esa ocasión el vicepresidente condujo la ceremonia orientando el trabajo de cada comité, sugiriendo que cada cual proponga su rol de actividades y plantee sus propios planes, programas y presupuesto de ingreso y egresos, a fin de que una vez revisados, enriquecidos y consolidados sean incorporados por el Consejo Directivo en el presupuesto de la institución y que deba ser aprobado por la Asamblea General. La respuesta de los integrantes de los Comités fue muy positiva. De este modo se inició una nueva forma de participación de los socios en la gestión. A partir de entonces los comités tendrían reuniones permanentes, las que serán registradas en sus propios libros de actas.
- En el aspecto administrativo con la contratación de un administrador provisional, en tanto se convoque a un concurso público, se emprendió una reorganización total del personal. La institución depuró a elementos que entendieron mal el criterio de orden, disciplina y autoridad necesario en todo centro de trabajo, se había detectado la perdida del libro de ocurrencias a cargo de la vigilancia donde estaban registrados los ingresos y salidas, lo que no permitió establecer algunos detalles necesarios en el manejo administrativo. El anterior Consejo Directivo detectó la sustracción de energía eléctrica por una línea de conducción derivada a una casa vecina, instalada por uno de los empleados por su propia iniciativa y que le rendía algunos ingresos.
- Estos hechos motivaron el establecimiento de tres turnos de vigilancia para que cumplan el control las 24 horas registrando al detalle las ocurrencias del día.
- Creación de puestos de trabajo con funciones definidas para cada trabajador.
- Incorporación de todo el personal a planilla mediante la suscripción de contratos a plazo fijo con ellos respetando sus derechos laborales conforme a los dispositivos legales vigentes.
- La unificación de las responsabilidades del control de Bar en los días corrientes y con la administración de las Noches de Folklor, estableciendo normas adecuadas para un sistema de control único.
- El apoyo incondicional y a tiempo completo al servicio de la institución por parte del administrador. Entre otras decisiones contribuyeron a reforzar el aspecto del control administrativo en general y mejorar todo el organismo institucional en el área de administración.
- En el aspecto económico fue necesario hacer un seguimiento muy pormenorizado de las cuentas pendientes. El Consejo Directivo con un adecuado criterio de austeridad, dada la situación económica en que se encontraba la institución en los últimos meses del 95, logra acopiar recursos financieros que se refuerzan en la ultima semana de diciembre con los resultados de la fiesta de Año Nuevo. Los ingresos de las primeras semanas sirvieron para cubrir las cuentas pendientes más importantes, depurándose cuentas que no tenían el sustento respectivo y postergándose otras cuyos montos eran muy altos y tendrían que ser refinanciados. Los informes de tesorería así lo reflejaron, hasta llegar a la Asamblea General que fue postergada para el mes de enero porque persistía el acuerdo del anterior Consejo Directivo que acordó modificar el periodo de la gestión económica: de enero a diciembre en el supuesto que el próximo Estatuto lo aprobaría.
Su Análisis y Propuesta de Trabajo
LA ASAMBLEA APRUEBA LAS SIGUIENTES ACCIONES:
- Se designa una nueva Comisión de Revisión del Estatuto dándole un plazo de 60 días para que presente un proyecto definitivo que deberá ser tratado en un Asamblea General Extraordinaria.
- Se aprueba que el informe sobre la Feria «Puno en Lima» sea auditado.
Se pone en conocimiento que la auditoría de los ejercicios 91-92 están terminadas y en proceso la correspondiente al 93 -94.
- Se ratifica al administrador provisional.
- Se nombra al Dr. Julio Delgado Aragón, en el Tribunal de Honor.
- En cuanto al acuerdo de reorganización del Elenco de Danzas la Asamblea lo ratifica luego que el presidente desarrollara el Proyecto respectivo.
- Se informa que el monto total de los gastos de justiprecio y titulación del local de Wakulski alcanzó (desde su inicio hasta la fecha) a US $ 72.000,00.
- Se recibe el informe sobre la «Ley de Expropiación» del local de Wakulski comentado líneas arriba.
- Se recomienda que se inicie la construcción del segundo piso.
- Se declara no aplicable, por extra-estatutario, el régimen del ejercicio comprendido de enero-diciembre. Se conserva el periodo setiembre-agosto.
- Finalmente la asamblea acordó respaldar las decisiones que el Consejo Directivo tomó al inicio de su gestión dándole carácter de decisión institucional para emprender las tareas de consolidación; tareas que están ejecutándose por tratarse de asuntos de suma importancia. Los resultados dieron la razón al Gran Cambio.

LA NECESIDAD DE EMPRENDER NUEVAS TAREAS
El concepto de la Consolidación Institucional fue expuesto en la declaración reproducida en el Boletín Nº 2, publicado por el Consejo directivo en febrero de 1996, que decía lo siguiente:

«Hace cuatro meses asumimos la conducción de la Asociación, con la predisposición sincera de trabajar duramente para lograr el propósito central que nos anima: Hacer de Brisas la más grande y sólida institución cultural provinciana en esta ciudad capital.»
« Para esto hemos emprendido arduas y laboriosas tareas que están sentando las bases firmes y necesarias para la futura efectivización de aquél gran propósito; y en ellas estamos empeñados. Lo más destacable y además lo más grato de estos primeros esfuerzos, es la participación consciente y activa de gran número de asociados que, a nuestra convocatoria, se han sumado con entusiasmo a los trabajos de los múltiples comités y comisiones. Esperamos no decaiga sino se incremente porque estamos seguros que la participación es la llave maestra para el progreso y engrandecimiento de nuestro Brisas. Ya pasaron los tiempos de círculos monopolizadores de aquellas decisiones y acciones que son vitales para el destino de nuestra asociación...«
«... Estamos en una fase de construcción, de acondicionamiento para el despegue, de reacomodo principista y organizacional determinado por un nuevo Estatuto. Y, en una fase así, tan importante es ser participante y colaborador como comprensivo e indulgente con la insuficiencia de servicios al asociado, que tendrán que mejorar substantivamente, pero como fruto del esfuerzo compartido.»

En la primera sesión del Consejo Directivo, posterior a la Asamblea, el tesorero informó que el saldo de caja era positivo. Entonces, era posible emprender las tareas propuestas.

Estas son las tareas emprendidas, a partir de ese momento, por el Consejo Directivo:
• Se propone editar un Boletín Informativo; el Nº 1, salió en enero de 1996, (en todo el periodo se publicaron 8 ediciones) y el Nº 2 de la Revista institucional "BRISAS".
• Se encarga la revisión y supervisión del proyecto de construcción del segundo piso dejado por el anterior Consejo,
• Se encarga la habilitación del vestuario de danzas por personal especializado.
• Se acuerda que la fiesta de la Candelaria sea autofinanciada, se designa una comisión y se acuerda realizar una actividad previa con el objeto de acopiar recursos.
• Para donación de los socios se encarga editar un cassette de música puneña y una elegante muñeca con traje de danzas puneñas, así como el uso de una mesa con pases, en una noche de viernes o sábado por motivo de su cumpleaños.
• Se inicia un seguimiento a los artistas y otros con el fin de que entreguen comprobantes de pago autorizados por SUNAT como documentos sustentatorios del gasto. El sistema también se aplica a otros egresos que serán pagados exclusivamente con cheque bancario previa suscripción de Orden de Requerimiento, Orden de Pago y Voucher de Registro en contabilidad, desterrándose el sistema de recibos simples como sustento de los egresos.
• Se dicta un curso de capacitación de 6 sesiones, a cargo de personal especializado, a los meseros y al personal de anfitriones adiestrándolos en técnicas de comedor, hostelería y preparación de cócteles con la finalidad de mejorar el servicio de atención a los socios y sus invitados.
• La capacidad de desembolsos y gastos era óptima y permitía tomar en alquiler el predio vecino, con puerta al Jr. Paredes 222, para ampliar los servicios. Estuvieron de acueerdo en que al principio podría ser improductivo pero tendría muchas proyecciones para el futuro.
El tiempo les dio la razón cuando se adquirió ese local.
CINCO TEMAS PARA DESARROLLAR EN LA ACTIVIDAD CULTURAL
Considerando que el «Recopilar, cautelar, fomentar y divulgar las expresiones culturales del departamento de Puno; promover programas de extensión educativa en especial la música y la danza, son fines específicos de Brisas; se toca con especial énfasis estos temas dado que en dicho periodo se dio mucha importancia a revalorizar esos fines vinculados al trabajo cultural. El objetivo, lograr que Brisas cuente con artistas de primera calidad en los diversos campos artísticos y fomentar la promoción de nuevos artistas y del trabajo cultural en general.
La Estudiantina, que acompañaba las danzas, estaba desactivada; sus principales músicos habían formado otra agrupación con nuevo nombre, ajena a Brisas. Actuaba en las peñas, pero no había otra relación que no fuera la amistad entre directivos y músicos; estos últimos, en su mayoría, no eran socios. A pesar de que Brisas nació como grupo musical, debe reconocerse que la era del génesis institucional había pasado hacía mucho tiempo. Los primigenios criterios habían evolucionado. El aporte voluntario de tiempo y dinero para el crecimiento institucional, ya no era necesario. La Asociación ahora podía financiar las actividades artísticas y hay que tener en cuenta que el artista no sólo vive de los aplausos. Para venir a actuar tiene que desembolsar sus gastos por movilidad y, no faltan los compromisos cuando se concurre al lugar donde se citan los paisanos y amigos. Al principio, la disponibilidad de recursos económicos no siempre podía sostener el funcionamiento oneroso del Elenco de Danzas y de la Estudiantina. Sin embargo para ser consecuentes con el movimiento del gran cambio y lograr la consolidación institucional había que enfrentar el reto que significaba el aspecto artístico. Entonces, había que dar paso a la organización de un Elenco de Danzas de primer nivel y un Grupo que le hiciera el marco musical; así como apostar en realizar nuevas tareas de proyección cultural conforme a los fines estatutarios.
Elenco de Danzas
Uno de los asuntos más controversiales que llegó a la Asamblea General y motivó serias discordias fue la decisión de declarar en reorganización el «Elenco de Danzas».
Líneas arriba se detallaron los pormenores y antecedentes que manifestó, respecto al tema, el anterior Consejo Directivo en la sesión de coordinación de transferencia de cargos. Se agregan las ideas de los integrantes del Elenco «Sin nosotros Brisas no es nadie», «Nosotros les damos imagen a Brisas». Argumentos en alguna medida ciertos pero que eran manifestados con una postura llena de soberbia y que pecaban de falta de modestia y camaradería.
En el análisis de algunas anomalías administrativas se pueden resumir en los siguientes puntos:
- El pago de un plus por cada actuación. No había una clara política al respecto.
- El comportamiento de los integrantes del elenco tenía algunas deficiencias en su rendimiento durante el espectáculo motivado por la indisciplina y falta de control adecuado.
- El grupo de danzas aparentemente representaba un poder dentro de otro poder. Por lo menos así lo hacían notar.
- El repertorio de danzas era muy limitado; tal vez por la falta de vestuario.
- El manejo del vestuario carecía de un adecuado control. Inclusive era facilitado en calidad de préstamo a personas ajenas a Brisas.
- Los integrantes estaban convencidos de que gracias a ellos se había conseguido la propiedad del local y ese merecimiento les confería ciertos derechos.
Además había que agregar, como sustento de mayor peso, los siguientes criterios: Brisas del Titicaca estaba alcanzando una imagen de primera categoría. En los dos últimos años se había hecho el esfuerzo por lograrlo; sin embargo, dos de los fines primordiales que manda el Estatuto que se refiere al cultivo, desarrollo y promoción de la música y las danzas puneñas estaban descuidados, porque se dio prioridad al acondicionamiento de la infraestructura y al desarrollo económico. El Elenco de Danzas estaba aislado del Consejo Directivo y en la mayoría de las veces no podía renovar ni utilizar, como autoridad que le corresponde, el escaso y ya desgastado vestuario. El manejo poco profesional en el trato económico con los danzarines y su director. El poco interés por la recreación de nuevas danzas y la necesidad de ampliar y enriquecer el repertorio.
Estos y otros fueron los puntos tratados en Asamblea General. Al final, una amplia mayoría respaldó el acuerdo de reorganización y abrió las puertas para la renovación del Elenco.
En noviembre del 95 se declaró en reorganización el Elenco de Danzas. Una Comisión de Evaluación entregó su informe a principios de enero de 1996. Este documento fue discutido en el Consejo Directivo, preocupado en relanzar el Elenco en el menor tiempo posible.
Se recomendó tener un elenco con su propio apoyo musical. No había problemas de financiamiento. No faltaron quienes plantearan contratar diversos grupos de danzas para cada actuación y no organizar uno propio ya que motivaría muchas preocupaciones. Entonces, la asociación no tendría los problemas que se presentan con un elenco propio. El proyecto fue discutido con profundidad de criterios. En busca de un mayor refuerzo en las opiniones se puso en consulta con socios conocedores del tema.
Al final se concluyó que la institución debía tener un Elenco Danzas con el adecuado apoyo musical y en lo posible financiados con sus propios recursos. El Consejo Directivo, en el mes de julio, aprueba un cronograma de relanzamiento de los grupos artísticos, dotándolos de una nueva estructura y condiciones de trabajo que incentiven su desarrollo y sostenimiento continuo y lograr un alto nivel de calificación de cada uno de sus integrantes, mediante un proceso de formación académica que comprenda: el aprendizaje, hasta alcanzar el nivel profesional; con ello se propone desterrar el voluntarismo y la espontaneidad que no siempre son buenos motivadores de un trabajo serio y profesional.
En cuanto al material humano, para lograr este objetivo, la Comisión de Música y Danzas condujo la selección de integrantes y dio los primeros pasos para iniciar los trabajos de preparación y desarrollo. Se consideró, tiempo después, la contratación de un especialista en danzas, con el título de «Profesor de Danzas»; no necesariamente llamado «director», dadas las ingratas experiencias del pasado que en alguna ocasión motivaron la deserción y el surgimiento de otras agrupaciones dancísticas. Además, se le dotaba de una profesora de técnica danzaria y expresión corporal que permanentemente refuercen el aspecto físico y expresivo hasta llegar a contar el día de hoy con una profesora del elenco: profesional egresada de la Escuela Nacional de Folklore José María Arguedas.
El vestuario del Elenco de Danzas era una necesidad de solución inaplazable; el Consejo Directivo estuvo empeñado en renovarlo disponiendo recursos para su confección y/o compra directa. Se contrató a una persona especializada en costura y en vestuario puneño para que tuviera a su cargo la custodia y mantenimiento de la ropa, proponer y supervisar las nuevas adquisiciones.
Este proceso no ha sido breve, tampoco ha demorado mucho. El 10 de agosto se convocó a los aspirantes para seleccionar a los integrantes del Primer Elenco de Música y Danzas de Brisas del Titicaca, debían reunir ciertos requisitos: edad, talla, presencia, experiencia musical y dancística. Los seleccionados tendrían un proceso de preparación inicial de 4 meses, para ser calificados e integrar el elenco. Se presentaron: 63 señoritas y 15 varones. Fueron preseleccionados 30 señoritas y 8 varones; el sábado 17 de agosto tuvieron una primera reunión de coordinación y presentaciones. El 19 de agosto de 1996 comenzó oficialmente el trabajo de ensayos.
En el proceso de selección se tomo en consideración y como prioridad a quienes habían participado en el último elenco de danzas, se detectó que se presentaron jóvenes con el interés solamente de pertenecer al área de danzas y no al de música, por lo que tiempo después tuvo que optarse por otro sistema para la selección de los músicos del conjunto musical.
En la organización del nuevo elenco de danzas se tuvo como base la revalorización de las danzas puneñas, respetando su originalidad en cada una de sus manifestaciones; política que sigue manteniéndose, como las danzas en las que los propios danzarines tienen que ejecutar los instrumentos, tal como se cultiva en gran número de danzas puneñas. Hoy es uno de los pocos elencos que pueden cumplir esta condición en Sikuris y Carnaval de Taquile.
Luego de cuatro años de labor en la nueva etapa del elenco, se cuenta con un repertorio de 15 danzas con el vestuario apropiado, están en preparación más danzas puneñas y danzas nacionales en general.
Conjunto Orquestal
En las primeras páginas de este trabajo, reiteramos una vez más que Brisas del Titicaca nació como grupo musical, esa fue y es su razón de ser: la música y las danzas puneñas; así lo dispone y reafirma el Estatuto. A esa finalidad se suman los otros fines de carácter cultural y asociativo.
En 1996, Brisas del Titicaca no tenía grupo musical; algunos de los músicos integrantes del grupo musical de los tiempos aurorales de la institución no participaban oficialmente, el trato que se les dio en un determinado momento provocó que se produjeran malos entendidos entre los músicos y los dirigentes (llámese de peña). Su trabajo no era retribuido adecuadamente en comparación con otros grupos que participaban en las «peñas». Se recurría a ellos por el «mérito de ser briseños» para cumplir con las diferentes actividades que la institución realizaba; éstos y otros motivos fueron considerados para que el conjunto musical se desactivara y algunos de ellos formaran un grupo independiente, llamado «Los Genios del Altiplano», a pesar de ser considerados como «de casa», no eran de Brisas.
Los Genios del Altiplano interpretaban la música puneña al tradicional estilo urbano de la estudiantina. Es innegable que la Estudiantina, en todo Puno, ha cumplido un importantísimo papel en el rescate y cultivo de la música tradicional. Los integrantes de la estudiantina son músicos autodidactos. Son raros los que tienen una preparación académica; pero han contribuido, en gran medida, en la captación de las más variadas expresiones de la música y danzas del departamento de Puno, trasladando melodías y armonías de las danzas campesinas con instrumentos nativos a la instrumentación orquestal de la Estudiantina, proceso que ha durado un periodo de casi 100 años cuyas primeras grabaciones se inician desde hace 40 años.
Aquí se plantea una precisión conceptual a titulo personal, que aun pocos quieren entender y que ha sido uno de los fundamentos planteados por el suscrito como fundamento para la creación del Conjunto Orquestal. Según este concepto la música puneña en general - salvo la citadina de origen español o colonial- tiene un origen netamente campesino, ahí están los múltiples pujllays o carnavales que fueron captados en su momento por las estudiantinas. El Conjunto Orquestal a formarse debía retornar a esos orígenes campesinos, interpretando la música puneña campesina que acompaña a las danzas, con instrumentos originalmente campesinos, es decir de viento y percusión con ello rescatar, promover la utilización de los diversos instrumentos nativos del Altiplano. (En el año 2001, ese papel lo cumple también a cabalidad, con mucho acierto y profesionalismo el «Conjunto de Instrumentos Nativos del Altiplano» creado por el Consejo Directivo en ejercicio, que utiliza en sus interpretaciones diversos instrumentos nativos de viento.) Aunque hoy, en Puno como en diversos lugares del país, la migración ha cambiado enormemente los criterios respecto a prioridades para promover la interpretación de la música andina y en especial la puneña, cuyo origen es mayoritariamente campesino; Brisas debe propender a la utilización de los instrumentos de vientos como las flautas andinas de diverso índole, los pitos, pinquillos, quenas, quenachos, pífanos, tarkas, sikus o zampoñas, etc.
Tomando en cuenta este concepto doctrinario, muy a pesar que inicialmente la situación económica de la institución no permitía sostener un grupo musical estable, que participe no solo en las peñas, sino en todas las actividades que organice la institución. La idea de contar con un grupo musical estable, motivó que el Consejo Directivo, en primer lugar, convocara a quienes desearan integrarse al «Elenco de Danzas y Música». Hubo respuesta en lo que respecta a danzas; pero para la parte musical no se presentó nadie.
Ahora, la institución, luego de los cambios logrados, estaba en la posibilidad económica de sostener un conjunto estable, profesional y adecuadamente remunerado, que con su trabajo autofinancie su propio presupuesto. Basado en esa premisa el Consejo Directivo tomó la decisión de convocar directamente a músicos con formación académica para conformar un conjunto orquestal versátil, con capacidad de tener un repertorio con música de todo género y estilos musicales, siendo los siguientes fundamentos básicos que se tuvieron en cuenta en el Proyecto:
- Interpretar la música tradicional y popular altiplánica, necesaria para dar el marco musical al Elenco de Danzas de la Asociación
- Interpretar géneros musicales andinos, peruanos y latinoamericanos bailables.
- Interpretar música altamente elaborada, académica y experimental de diverso origen.
Otra condición, el Conjunto Orquestal debería estar compuesto por una variedad de instrumentos capaces de combinar los tradicionales instrumentos ancestrales de Puno con los instrumentos de moderna tecnología digital, como el sintetizador o el bajo electrónico; es decir, que en forma conjunta puedan interpretar la música puneña, la música tradicional andina, a la que debe agregarse la preparación de música elaborada occidental.
Se suma una idea trascendental en la composición del Conjunto Orquestal: debe basarse en un grupo de sikus bipolares cromáticos que a diferencia de los sikus tradicionales tienen semitonos de sostenidos y bemoles que le permite ejecutar música más elaborada que la andina. Amplía la capacidad interpretativa alrededor de los sikus bipolares cromáticos, están presentes otros instrumentos andinos de viento: quenas, tarkas, pinkillos etc. y de cuerdas como el charango, la mandolina y la guitarra; además, se apoyan en tres instrumentos modernos: el contrabajo, la batería de percusión y el teclado digital, todos estos instrumentos deben proporcionar la necesaria base armónica, y de efectos interpretativos a la Orquesta.
Logrado el primer objetivo general y los conceptos de fundamento para formar el Conjunto Orquestal, el proyecto fue presentado al Consejo Directivo, recibió el visto bueno, y en una histórica reunión realizada el 20 de julio de 1996, se creó el Conjunto Orquestal.
El primer paso, luego de una severa evaluación, fue encargar la organización y dirección del conjunto orquestal al ingeniero Américo Valencia Chacón, músico puneño, con un amplio campo académico, autor de varios libros de musicología que lo hicieron acreedor al Premio de la Casa de las Américas de Cuba. Aceptó el reto y presentó un plan de trabajo que fue aprobado por el Consejo Directivo. Inició su trabajo seleccionando a doce instrumentistas de primer nivel académico: Cuatro sikus tradicionales y cromáticos de diversos registros musicales, dos de quenas y pinquillos, apoyados en una guitarra, una mandolina, un charango, un bajo electrónico, una batería de percusión y un sintetizador digital con interfase MIDI.; el presupuesto de equipos e instrumentos fue valorizado en aproximadamente $ 6,000.00
La propuesta, pese a opiniones no muy entendidas, tomó cuerpo al iniciar sus ensayos en el mes de setiembre, el proyecto se consolidó. El nuevo Elenco de Danzas y el Conjunto Orquestal tuvieron su primera presentación el 4 de noviembre, durante las fiestas de aniversario.
Con el tiempo el Conjunto Orquestal acompaña las danzas que presenta el Elenco de Danzas en las Noches de Folklore, así mismo ha realizado diversos conciertos de carácter académico que han merecido un notable reconocimiento no sólo de los entendidos en música, por el amplio repertorio que logró desarrollar, sin embargo con el inicio del nuevo milenio el Conjunto Orquestal ha concluido un ciclo muy importante de su labor de rescate de la música puneña, que lamentablemente no ha sido grabado en discos, por lo que esa destacada etapa de trabajo y proyección musical no debe quedar en el olvido pese a las motivaciones personales o intereses desencontrados, como de conceptos que se encargaron de satanizar la definición de lo que es el «siku cromático bipolar», como si ese concepto fuera una aberración académica o sea responsabilidad de la personalidad del Director. Felizmente creemos que no será así.
Agrupación Coral
La situación económica permitió que se abriera la posibilidad de ampliar el campo artístico. Sepodía organizar una Agrupación Coral convocando la participación de los socios y sus amigos. Había un antecedente histórico: A fines de los años 60 se organizó un grupo coral, con el objeto fundamental de grabar el Himno a Puno con el marco musical de «Los Violines de Lima», después de esa experiencia nunca más se hizo un esfuerzo similar. El primer paso fue contratar al Prof. Javier Salas, músico puneño con mucha experiencia y trayectoria en la formación de coros. La premisa fundamental fue la de cultivar la música puneña en expresión coral.
Realizada la convocatoria, la respuesta fue positiva; se inscribieron gran número de socios aceptaban que su presencia en el coro era por su propia iniciativa, sin esperar retribución alguna por su participación. Luego de la selección y de la calificación de la tesitura de las voces, los ensayos se iniciaron el día 29 de junio de 1997, ese día quedó oficializado como la fecha de fundación de la Agrupación Coral Brisas del Titicaca. A partir de allí, gracias al acertado trabajo académico del Director, a la disciplina y voluntad de los integrantes, la agrupación coral hizo su primera presentación el 26 de setiembre en el Instituto Superior Pedagógico Diego Thompsom y su prueba de fuego se produjo en la función de gala del 4 de noviembre junto con el nuevo Elenco de Danzas y el Conjunto Orquestal en el Teatro de la UNI. Selló su consagración en varias funciones en el local institucional. La seriedad del trabajo y la brillante ejecución de un amplio repertorio justificó con creces el esfuerzo realizado, para lograrlo tuvo que impartirse clases de teoría musical, de impostación de voz, aprender a respirar, uso de resonadores, articulación y repertorio, breves charlas sobre compositores puneños y una puntual concurrencia a los ensayos y a las diversas presentaciones en varios escenarios.
Uno de los mayores logros alcanzados por la Agrupación Coral fue el montaje de la «Cantata Las Cordilleras» durante la celebración del primer aniversario del coro. El estreno de esta obra coral para declamador, charango, coro y orquesta causó una satisfactoria impresión; así mismo, con motivo del segundo aniversario, la Agrupación Coral organizó el Primer Festival de Coros, realizado en el auditorio principal de Brisas y con la participación de 6 de los mejores Coros de Lima.
Jornadas Culturales
La actividad cultural en la institución se encontraba venida a menos, en muy contadas ocasiones se realizaban actividades, en otros tiempos llamadas velada literario musical, con ocasión de un aniversario, una efemérides. En más de las veces se permitía el uso del local con este fin, cuando era solicitado por alguna institución fraterna que organizaba algún evento cultural. La institución no tenía una orientación definida de como organizar programas culturales, ya que el prepararlas y realizarlas significaban un desembolso económico que no estaba muchas veces en condiciones de efectuar, más aún si este se realizara cotidianamente, el gasto para traer artistas, contratar mayor número de personal de servicios que atienda al público, imprimir las invitaciones, convocar al público que regularmente no asiste a este tipo de actividades.
Esos temores fueron superados al contar con recursos y aceptar que las Jornadas traerían necesariamente un desembolso que no tendría retorno; el Consejo Directivo encarga la tarea al Vicepresidente de entonces, Sr. Ronald Espezúa, quien toma la iniciativa gracias a la presencia, en abril del 96 del guitarrista nacido en Sandia, Oscar Marrón que había llegado de Europa, a quien se le sugirió realizar un concierto en la institución. Oscar aceptó la propuesta, pero tenía pocos días para retornar a Europa, el programa se adelantó, se invitó a dos instrumentistas puneños a participar en la actividad; finalmente llegó el día 16 de abril en que se presentó el programa que, increíblemente, tuvo una gran asistencia. Esta primera actuación fue un acicate para realizar eventos parecidos con mayor regularidad. Se decidió organizarlas dos veces al mes, a fin de disponer de tiempo para organizar las siguientes.
Analizando que esta es una buena alternativa para promover la cultura, el Consejo Directivo acordó otorgar una partida para organizar un segundo evento para el 30 de abril con un programa denominado «41 cuerdas para un Q’ajelo» donde 4 charanguistas, Mario Yucra, Raymundo Cruz, Tulio Velazco y Erick Zubieta desarrollaron una interesante presentación, ello motivó que se ratificara el encargo al Vicepresidente, es así que el 11 de mayo de 1997 se realiza la Primera Jornada Cultural con el programa llamado «Son del viento... van al viento... y vienen a Brisas», un recital de quenas donde participan los quenistas Siguiberto Velasquez, Oscar Angeles, Fuster Cochachi y Edgar Espinoza, con la animación de Adolfo Huirse. A partir de entonces fueron denominadas Jornadas Culturales de los Miércoles. Se invitan a diferentes artistas cuya respuesta es positiva. Se prioriza la presentación de artistas puneños, que aparte de mostrar su arte, contribuyan a realizar una actividad semanal, no sólo para apreciar su calidad interpretativa sino, que encuentre respuesta en los socios e invitados pues tienen ocasión de presenciar veladas de gran calidad artística y apreciar nuestra música, como en muy pocos lugares en Lima; además deja un mensaje de rescate de la música andina.
Desde entonces hasta la fecha se han realizado muchísimas Jornadas Culturales. Es cierto, en las primeras ocasiones representaron un desembolso económico para el Consejo Directivo, que fue disminuyendo a medida que el evento se iba autofinanciando gracias a la respuesta positiva que logró, hasta llegar al día de hoy en que el programa se ha ampliado a mayor número de artistas y agrupaciones, tanto de danzas como de música, lo que ha convertido a Brisas del Titicaca en una institución promotora de la música y danza popular andina como pocas en su género. Es un mérito seguirlas sosteniendo a pesar de algunas inquietudes sobre la orientación que hay que darle a estos eventos.
Finalmente las actuaciones de carácter eminentemente musical y coreográfico de los días miércoles, con una nueva organización y mejor producción, con una sostenida asistencia de público, como con eventos de carácter literario y académico presentados, para beneplácito de todo tipo de público, que busca alternativas de conocer el folklore en sus diversas modalidades según las diversas regiones del Perú, ocasiones diferentes a las Noches de Folklore, y que en realidad se han convertido en un productivo semillero de artistas. El tiempo reforzará la concepción respecto a lo que es la difusión y promoción del más amplio espectro del folklore nacional dado que desde entonces nunca ha dejado de programarse una Jornada Cultural, por lo que no deberá perder su esencia como actividad de promoción artística.
Talleres de Música y Danzas
La institución desde hace tiempo atrás contaba con un profesor a cargo de un taller de música, organizado, conducido, regentado y dirigido por él mismo. Tenía sus alumnos que él conseguía, el único respaldo era el que se le permitía hacer uso del local para ese trabajo.
Este antecedente había sido analizado profundamente en el primer año de esta gestión, se buscaba que el asunto de los Talleres no quedara como hasta entonces, era necesario en este campo realizar también un cambio, entre los planes del Consejo Directivo estaban incluidos talleres de danzas, música, artesanía, pintura, es decir cumplir un fin institucional «el cultivo y la difusión de la diversas expresiones de la cultura puneña».
Basándose en esa premisa la tarea se le encomienda a la Vocalía de Educación que luego de un estudio concienzudo del asunto, la búsqueda de profesores, la convocatoria y el anuncio del inicio de estos talleres, motiva inscribirse a muchos socios, sus hijos y el público en general; la respuesta es positiva, quienes llegan lo hacen con el deseo de aprender las danzas y música en la misma fuente donde se cultiva el arte del altiplano puneño como es Brisas del Titicaca.
Las clases en los talleres se inician, con gran entusiasmo en el ciclo del verano de 1997, se inscribieron 85 personas de diferentes edades, en diversos turnos y durante todos los días de la semana, la mayoría de los participantes fueron del sexo femenino, fundamentalmente docentes de colegios, hijos de asociados en edad infantil. Se acrecentó el interés del Consejo Directivo en apoyar esta forma de difusión cultural, disponiendo de espacios y turnos para los ensayos, adquiriendo equipos de sonido para los profesores, implementando sistema de control de asistencia, que entre otras cosas fueron logradas en el transcurso del primer ciclo que concluyó en el mes de marzo por medio de una actuación de todos los integrantes de los talleres ante el público.
Al emprender la tarea educativa la institución no solo lo hace por medio de los talleres, sino pretende convertirlos en Centros de Educación Ocupacional (CEO) y en el futuro sentar las bases para crear el Instituto Superior de Arte ó Universidad de Bellas Artes; no se puede descuidar que estos talleres también se constituirán en el semillero de los estamentos de difusión cultural como el Elenco de Danzas donde debe existir diversos elencos clasificados por edades, así como diversos conjuntos musicales ya sea autóctonos o modernos que se puede formar en la institución, (llámese tropas de sikuris, estudiantinas, solistas, dúos, conjuntos y grupos musicales de diversa índole).
NUEVO LOCAL
Los primeros días de febrero de 1996, se ubicó al costado del local un área que hace un tiempo se ofrecía en alquiler, se contactó con el dueño, se le manifestó el deseo de alquilarlo; luego de una serie de conversaciones se concretó un contrato de alquiler, en cuyas cláusulas se consideró la merced conductiva de US$ 500.00, para un plazo de 5 años y la primera opción de compra al concluirse el contrato.
El nuevo local, sito en el Nº 222 del Jr. Gregorio Paredes (antes calle Pichis) colinda exactamente con el costado occidental del local de Brisas con un área de 660 metros cuadrados. Era una cochera, antes fue una carpintería y a la fecha estaba abandonado. Tenía tres habitaciones de adobe, el resto del espacio estaba libre, muy adecuado para ampliar las instalaciones necesarias, ambientes para socios, comités, áreas de recreación y un sin fin de necesidades que satisfacer.
El día en que se recibió la llave había reunión de Consejo Directivo por lo que este hecho causó gran alegría en los directivos, sin embargo para ir a conocerlo se contó con la presencia de don Carlos Cano, Julio Vela, Armando Huarachi, Víctor Naldos, entre otros antiguos socios a quienes se les invitó a «tomar posesión» del mismo, ellos manifestaron su plena complacencia de la decisión tomada, el asunto no podía dejar de celebrarse como es tradicional en la tierra con un «challaska» es decir un brindis de salud con la pachamama y los amigos. El momento fue una ocasión para sugerir el mejor uso que se le debía dar; algunos, con bromas de por medio que fueron el deleite de los asistentes, sugerían que la fosa del taller de mecánica fuera destinada como fosa de cementerio para algún viejo socio.
El local está al costado o a la espalda del principal, pared de por medio, parece una continuación del antiguo. Pero como local nuevo había que ponerle un nombre, en quechua o en aymara que esté identificado con Puno. Que recuerde algo tradicional. El local a esa fecha aún no era propio; pero las circunstancias nos inspiraron para sugerir que se denominara «Huajsapata», nombre que inmediatamente pegó entre los socios y quedó como tal, hasta hoy.
La primera tarea fue la limpieza general del local, a continuación construir lozas de cemento, mientras se definía el uso que se le iba a dar; el tiempo era corto para hacerlo. Se encarga al Comité de Infraestructura para que desarrolle los proyectos y alternativas de habilitación, fue aceptado que las obras se ejecuten con materiales desmontables, que se disponga espacios para uso de los socios y para los servicios administrativos de la institución. Los proyectos fueron presentados al Consejo Directivo y luego a la Asamblea General que mediante el reajuste del Presupuesto aprobó la inversión de $US 20,000.00 para su habilitación y construcción, la política de austeridad y ahorro, permitió financiar la obra. Se aprobó ampliar el área del salón principal en 120 metros cuadrados, construyendo un mezanine con vista al salón así como diversos ambientes para depósitos, vestuarios, entre otros. Antes de que transcurrieran dos años, el local fue comprado por Brisas, como más adelante se explica.